Un lustro de trote folk

A.S.R.
-

Una clase abierta de baile grupal celta el 14 de septiembre da la salida al otoñal Babieca Folk, que celebrará su quinta edición con el mítico grupo irlandés Kíla como cabeza de cartel

La banda irlandesa Kíla, cabeza de cartel, tocará el 30 de noviembre.

Cuando los caballos van al trote lo hacen de una manera acelerada, con pintureros saltos, siempre adelante, y con estos mismos andares avanza el Babieca Folk, el festival nacido del sueño de demostrar que este ritmo no es solo para el verano, que también en invierno tiene su encanto. Deseo cumplido. Este encuentro, que ha sabido ganarse al público y a las instituciones, celebra un lustro (del 23 de noviembre al 1 de diciembre) convertido en una cita clásica del otoño capitalino y lo hace con un cabeza de cartel de relumbrón: Kíla, un mítico grupo irlandés en la escena internacional del folk, con más de 30 años de trayectoria, que tocará el 30 de noviembre.


El octeto dublinés es uno de los nombres confirmados de un festival que este año se cuela tímidamente en la época estival con la programación de un taller gratuito de baile celta, concretamente de un estilo denominado ceilidh, «una de las danzas grupales irlandesas más divertidas», con el fin de testar si hay suficiente gente interesada en mover el esqueleto al ritmo folk como para orquestar un curso de octubre a junio (o diciembre, depende de la inquietud), con clases prácticas y sesiones de baile social.
La actividad, dirigida a adultos, impartida por Irish Treble, tendrá lugar el sábado 14 de septiembre en el Centro Cívico San Agustín de 12 a 14 horas, y los lanzados (se hará con un mínimo de 15) pueden inscribirse en el correo electrónico cursos@festivalbabiecafolk.com hasta el jueves 5 de septiembre.


Esta propuesta dancística será un adelanto de lo que llegará dos meses después. Porque, aunque al programa le quedan flecos por coser, seguirá apostando por las charlas, los talleres sobre el mundo celta destinados a público adulto e infantil, las sesiones nocturnas en los bares, las actuaciones escolares y enmarcadas en el programa Culturapia y, por supuesto, la música en directo, pilar sobre el que gira el resto de la oferta.


Y ese cartel de conciertos, además de Kíla, ya tiene cerrada la presencia del trío vasco Kalakan (29 de noviembre), con amplia trayectoria y famoso por haber cantado con Madonna, y el cuarteto burgalés Sulfato de Fol, compuesto por Mariña Regidor (voz y guitarra), Julio de San Esteban (bouzouki y mandola), Juanjo Villalaín (flautas, saxo y voz) y Miguel Ángel Azofra (guitarra acústica y española), con su música tradicional trufada de notas gallegas, castellanas y sefardís.


Su director, Rodrigo Jiménez, llama la atención sobre el logro que supone alcanzar esos cinco años en la agenda de la ciudad. «Llegar a la quinta edición significa que es un proyecto consolidado, que se ha asentado en la sociedad burgalesa, que algo que parecía difícil, porque un festival folk en invierno era extraño, ha calado porque en Burgos cuando ofreces una propuesta de calidad la gente responde», observa y destaca la complicidad del Centro Galego y el resto de instituciones (MEH, Ayuntamiento, Fundación Caja de Burgos), que se embarcaron con él desde el inicio y a los que se han sumado después como, por ejemplo, los festivales Cáceres Irish Fleadh y Aitzina Folk de Vitoria y los burgaleses Castilla Folk, Demandafolk y Pollogómez.