Detenidos por dar una paliza y robar en las Bernadillas

DB
-

J.P.C., M.C.G. y V.S.L., de 25, 21 y 31 años, respectivamente, han sido arrestado por la Policía Nacional, que también les considera sospechosos de varios hurtos y de alojarse en un hostal sin pagar

Imagen de archivo de la Policía en las Bernardillas. - Foto: Alberto Rodrigo

La  Policía  Nacional ha  detenido a J.P.C., M.C.G. y V.S.L., de 25, 21 y 31 años, respectivamente, como presuntos autores de un delito de robo con violencia e intimidación. 

A  principios  del  pasado mes de julio un hombre denunciaba en la Comisaría de la Policía Nacional de Burgos el robo de su cartera con diversa documentación,  50  euros en efectivo y un teléfono móvil que le  habían  arrebatado  dos  hombres  y  una  mujer  tras agredirle con múltiples  golpes y patadas, cuando salía de madrugada de un local de ocio nocturno sito en las Bernardillas (zona hostelera de Gamonal). El personal sanitario de la ambulancia que  atendió a la  víctima  en  el  lugar  de  la  agresión, consideró  necesario su  traslado al HUBU para llevar a cabo distintas pruebas. Con  la  finalidad de que prestaran declaración y aportaran datos sobre la agresión, los dos testigos de los hechos,  uno  de  ellos amigo  y  acompañante  de  la  víctima, se personaron en dependencias policiales, previamente citados por los investigadores, que  finalmente lograron la plena identificación de los tres autores.

Paralelamente y durante las últimas semanas distintas dotaciones policiales habían llevado a cabo numerosas intervenciones con motivo de diversos hurtos cometidos en establecimientos de esta ciudad y protagonizados por una pareja formada por uno de los varones y la mujer ahora detenidos. Ambos son sobradamente conocidos por los agentes y tienen una larga lista de antecedentes policiales, sobre todo el varón, al que en el momento de su detención también le constaba una requisitoria en vigor.
De manera habitual ambos entraban en comercios de todo tipo, pequeños, más grandes y de distintas ramas, desde perfumerías a tiendas de ropa, pasando por ópticas e incluso los dedicados al bricolaje, accediendo siempre por separado, entreteniendo o distrayendo uno de ellos a empleados, mientras el otro sustraía los efectos que a continuación guardaba entre sus ropas o bolso, inutilizando primero la alarma de los artículos o prendas. Cuando se trataba de una gran superficie, una vez elegido el género, uno de ellos adoptaba una actitud vigilante, mientras el otro se encargaba de sustraerlo y ocultarlo.
En estas últimas semanas el valor del género sustraído superaba los 3.000 euros, si bien algunas prendas y artículos se pudieron recuperar gracias a la rápida intervención de la policía, que en los casos en los que la Ley así lo contempla procedió a su detención y puesta a disposición judicial.
Esta misma pareja también se había alojado durante unos días en un hostal de la capital, abandonándolo sin abonar la cantidad correspondiente al uso de la habitación y llevándose consigo las llaves de la misma.