El balneario-spa proyectado en las salinas deberá cambiar de ubicación

M.J.F. / Poza de la Sal
-

El alcalde revela que la Junta ha rechazado por escrito la propuesta planteada por el empresario Julio Mazuelas para modernizar y explotar las piscinas de salmuera

Las salinas forman un espacio protegido y catalogado como Bien de Interés Cultural. - Foto: Thaiss R. R.

El empresario madrileño Julio Mazuelas se queda sin autorización para hacer realidad su proyecto de instalar un balneario-spa para turistas en el entorno de las salinas con lo que solo le quedan dos salidas: buscar otro lugar o meter la propuesta en un cajón. Su idea consistía en invertir cerca de medio millón de euros para modernizar y explotar las piscinas de salmuera de la villa en las que distintas generaciones de pozanos se han bañado.
Los terrenos escogidos eran de propiedad municipal y ya se había pensado en articular una fórmula de cesión por un periodo determinado de años puesto que el Ayuntamiento apoyaba totalmente la iniciativa. Pero la Junta de Castilla y León la ha frenado. El alcalde pozano, José Tomás López, explica a DB que la Dirección General de Patrimonio ha remitido un escrito al Consistorio en el que descarta la posibilidad de ubicar el balneario-spa en las salinas por ser un espacio protegido y catalogado como Bien de Interés Cultural. Mazuelas, que tiene raíces familiares en Poza y posee una de las casas rurales existentes en la villa salinera, afirma: «Nos hemos enfriado porque no es el mismo planteamiento hacerlo en las salinas que en otro lugar y llevar la salmuera en depósitos porque para eso lo hacemos en Bilbao o Madrid que hay mucha más gente». No obstante, indica que aún no ha descartado el proyecto.   

Ayudas a emprendedores

La postura del Gobierno regional en relación con el proyecto del balneario fue uno de los asuntos incluidos dentro del orden del día de la última sesión plenaria celebrada en Poza de la Sal. En la misma reunión, los tres grupos políticos con representación en el Consistorio acordaron implantar de forma inmediata ayudas económicas de hasta 1.000 euros para empadronados que decidan abrir un negocio en el municipio (la villa y sus pedanías de Lences y Castil de Lences).
Las ayudas se pagarán en un plazo máximo de seis meses a contar desde la solicitud y será concedidas por acuerdo del Pleno. «La idea ha surgido a raíz de una petición hecha por la propietaria de una nueva tienda de ultramarinos aunque ya lo teníamos pensando implantar este tipo de subvenciones» indica López. El regidor añade que en Poza «hay un alto porcentaje de desempleo si bien la población activa no es grande» y apunta que «recientemente se ha abierto una tienda de ultramarinos y, en breve, se va a reabrir un bar». En la misma sesión plenaria, el alcalde informó al resto de la corporación que se ha encargado la redacción de un informe geotécnico sobre la zona del Castillo para conocer qué medidas se pueden adoptar para evitar nuevos desprendimientos de rocas y para saber la responsabilidad legal del Ayuntamiento en este tipo de incidentes. Muy recientemente, un vecino de la calle Postigo, situada en las faldas del Castillo, denunciaba numerosos daños en su vivienda como consecuencia de la caída de varias rocas.