San Juan dice casi adiós al Interés Turístico Internacional

Ó.C
-

La Cofradía renuncia porque el cambio normativo establece que solo las entidades públicas pueden pedirlo. Además, los criterios se han endurecido, por lo que las opciones son mínimas

San Juan dice casi adiós al Interés Turístico Internacional - Foto: ENRIQUE.TRUCHUELO Truchuelo

San Juan del Monte vivió en la pasada edición su centenario. Lo hizo con un objetivo importante, que ya estaba en marcha, como era conseguir que las fiestas fueran declaradas de Interés Turístico Internacional. Sin embargo un cambio normativo ha echado por tierra el trabajo que se estaba realizando por parte de la Cofradía, que tras la modificación cierra la posibilidad de que la entidad sanjuanera «pueda solicitar la declaración de fiestas de Interés Turístico Internacional», lamenta su presidente Álvaro de Gracia.
La publicación en el Boletín Oficial del Estado de la nueva norma ha frenado las intenciones que se tenían y que además estaban bastante avanzadas, puesto que se estaba trabajando para conseguir la publicación en los diez medios internacionales para poder cerrar la petición. De hecho, la principal traba estaba en que dentro del reglamento para estos reconocimientos se establecía que San Juan del Monte tenía que esperar hasta mayo de 2020 para cumplir con otro requisito, como era que se tenía que esperar cinco años, a contar una vez se consigue el título nacional.
De Gracia indica que con la variación de la normativa se establece claramente que «la instancia solo podrá ser promovida por las comunidades autónomas y otras entidades públicas de dicho ámbito territorial o de las localidades donde se celebren». De esta manera, el Ayuntamiento también podría optar, aunque la Cofradía está obligada a dar un paso al lado para dejar de ser el promotor principal de esta medida.
Pero además, esta limitación no es la única puesto que en caso de que sea la administración local la que decida iniciar los trámites, el presidente de la Cofradía sostiene que si se consigue el acuerdo y se da este paso conjunto, habría que estudiar si se cumplen los criterios puesto que es la Cofradía la que «a pesar de contar con la colaboración intensa del Ayuntamiento es la que gestiona las fiestas, con lo cual el cumplimiento de los requisitos que se exigen tendrían que ser compartidos».
De esta manera y si se podrían cumplir este punto, la nueva normativa también endurece algunas obligaciones, como la elaboración de un plan de difusión en el que se incluirían aspectos como las acciones promocionales o el impacto en las redes sociales, para lo que habría que destinar al menos un 10% del presupuesto total.
Otro de los aspectos en los que habría que trabajar es la página web. En este sentido, De Gracia señala que habría que crear un portal digital específico puesto que no sirve el tener como hasta ahora uno general de la Cofradía. Además el presidente de la entidad señala que la web tendría que estar en castellano y en inglés y se tendrían que aportar «los parámetros de tráfico aportados que reflejen el impacto de la página web a nivel mundial», apunta en la norma. Otro de los criterios que se tendrían es el posicionamiento de las fiestas en los buscadores y los perfiles en las redes sociales también se tienen que publicar en al menos los dos idiomas indicados.
Por último, De Gracia también resalta que para poder conseguir la declaración de Interés Turístico Internacional se tendría que realizar «un informe económico del retorno de todo esta actividad promocional haya tenido en la localidad».

 

11.000 SOCIOS
Al margen de esta noticia que frena las expectativas de la Cofradía, la entidad sanjuanera sí que tiene otra dentro de la parte positiva. Se trata del número de cofrades, puesto que en esta edición del centenario se ha conseguido superar la barrera de los 11.000 socios.
«Nunca en la historia se había alcanzado esta cifra», ensalza De Gracia, que valora que se ha conseguido sacar «los socios ocultos que se tenían». En este sentido, por parte de la entidad sanjuanera se asume que las cuadrillas han aceptado y comprendido la modificación en el reparto de las subvenciones. Una acción que desde hace un par de años se concede en función de los socios de cada una de ellas, que a su vez se tienen que hacer el carné de cofrade.