Cáritas atiende a 253 transeúntes en Aranda en 2018

I.M.L.
-
Cáritas atiende a 253 transeúntes en Aranda en 2018

Cáritas realiza 1.206 servicios con 253 transeúntes en Aranda, de los que el 86,5% son varones. El perfil de los que acuden a este proyecto de acogida es el de persona solitaria, entre 36 y 66 años, español y parado de larga duración

El servicio que se ofrece desde el Proyecto de Acogida a Transeúntes que lleva a cargo Cáritas en la capital ribereña realizaba 1.206 intervenciones a lo largo del año pasado, atendiendo a 253 personas, ya que es habitual que pasen varias veces por el servicio. La estadística realizada por los responsables de este programa en Aranda constata que la gran mayoría, el 86,5% son varones, siendo habitual este predominio masculino, mientras que las mujeres atendidas, 34 en 2018, van acompañadas por hombres, reconociendo en el momento de la intervención que son pareja, aunque suelen ser relaciones bastante inestables.

El perfil del transeúnte que recala por esta ciudad es el de un varón solitario, sin lazos familiares, con una edad comprendida entre los 36 y los 66 años. La gran mayoría son españoles, algo más de la mitad, y entre las nacionalidades más representadas destacan la rumana, con 31 personas, marroquí, con 29, portuguesa, con 15 y búlgara con 11, igual número que de latinoamericanos, además de otras procedencias como Senegal, Argelia, Italia, Alemania, República Checa, Ucrania, Eslovaquia o Guinea.

A pesar de que el colectivo de transeúntes es muy difícil de cuantificar, por ser una población «fluctuante, desarraigada y flotante», desde Cáritas han verificado a lo largo del año pasado que la mayoría de las personas atendidas, a pesar de estar en edad laboral tienen serios problemas para entrar en el mercado y se convierten en parados de larga duración. «Muchos no tienen la preparación adecuada por lo que se les veda el acceso a un puesto de trabajo, y a los que acceden es en actividades de construcción, hostelería o en el campo, y generalmente temporales», apuntan en la memoria elaborada por Caritas Aranda. Un análisis que completan resaltando que, últimamente, se está registrando la llegada de personas con un mayor nivel educativo pero con más problemas asociados a rupturas familiares, toxicomanías, desplazamientos económicos, como en el caso de los temporeros, o incluso personas con trastornos psiquiátricos, que cada vez están más presentes dentro de este colectivo.

Este servicio que presta Caritas Diocesana en Aranda estaba pendiente de que el Ayuntamiento arandino, a quien corresponde la competencia de la atención inmediata a personas en situación o riesgo de exclusión social, encontrase la fórmula administrativa idónea para continuar haciéndose cargo de este colectivo. Ahora, el Consistorio de la capital ribereña ha acordado firmar con Cáritas un concierto, una figura administrativa a mitad de camino entre el convenio y el contrato, que no convencían a los servicios jurídicos municipales.

Este acuerdo tendrá una duración de cuatro años, que empezarán a contar desde 2018 y se alargarán hasta 20121, con una cuantía anual de Texto 33.250 euros, que se podrían facturar cada tres meses. El edil de Acción Social, Máximo López, especificaba tras la aprobación de esta medida por la junta de gobierno local, las prestaciones que incluye este acuerdo, por el que Cáritas seguirá siendo la organización encargada de ofrecer por un día «el servicio de alojamiento, el de higiene personal, el de entrega de ropa interior, manutención que corresponde a desayuno, comida y cena y, desde el estudio del caso concreto, se podrá complementar con otros servicios sociales que se prestan desde los servicios sociales del Ayuntamiento, Policía Local o Cáritas». López reconocía públicamente que el equipo de Cáritas está haciendo un gran trabajo con este colectivo. «Ha ido más allá de las obligaciones que tenían», destacaba el concejal, que aclaraba también que el coste del servicio en 2018, pendiente de pagar a Cáritas, se podría abonar el próximo mes de marzo tras los trámites administrativos pertinentes.