270 euros por fotografiar a un joven desnudo en las piscinas

I.E.
-

El juzgado de instrucción 4 ha condenado al acusado por un delito de coacciones e impuesto dicha multa. El procesado tomó las imágenes en los vestuarios, cuando el perjudicado se cambiaba

Solárium de las piscinas del Silo, en Capiscol. - Foto: Jesús J. Matías


El juzgado de instrucción número 4 de Burgos ha condenado a un burgalés a pagar una multa de 270 euros por fotografiar a un joven mientras se quitaba y ponía otro bañador en los vestuarios de las piscinas de Capiscol. En una sentencia que ahora confirma la Audiencia provincial, el titular del órgano considera al acusado culpable de un delito leve de coacciones.

Los hechos ocurrieron a las 17,15 horas del 28 de junio del pasado año. El procesado se hallaba en los vestuarios con su teléfono. Cuando observó que un muchacho se acababa de desnudar y comenzaba a ponerse el bañador, dirigió hacia él el objetivo de la cámara de su teléfono y le sacó dos fotografías. La acción no paso desapercibida para el retratado, quien se encaró con el otro para recriminarle lo que había hecho, al tiempo que le pedía que borrara las imágenes que ya había tomado sin su permiso cuando se había quitado la ropa íntima.

El imputado,  lejos de acceder a la exigencia, se mostró remiso a la eliminación de las fotografías ílícitamente captadas, si bien, tras la insistencia del otro, entró en la galería y borró los archivos. Al final, su acción se saldó con una multa de 270 euros, al considerar la jueza que la víctima se había sentido justificadamente vejada por el proceder del ahora condenado.

(Más información, en la edición de papel de hoy de Diario de Burgos)