scorecardresearch

El germen de un grupo multimedia presente en cuatro comunidades

H.Jiménez
-

Diario de Burgos fue la primera piedra de un proyecto empresarial que se ha diversificado sumando prensa, radio, televisión o servicios tecnológicos y que en la actualidad lidera proyectos en Castilla y León, Castilla-La Mancha, Navarra y La Rioja

El germen de un grupo multimedia presente en cuatro comunidades - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

Si hoy vivieran todavía, los hermanos Ignacio y Juan Albarellos, fundadores y primeros directores de este periódico, no podrían creer lo que ven sus ojos. En abril de 2021 su criatura periodística no solo está cumpliendo 130 años con buena salud y energía, sino que también se ha convertido en el germen de algo mucho más importante tras una historia de crecimiento y diversificación. 

Diario de Burgos no es únicamente el medio de referencia en la ciudad de Burgos y su provincia, el que lleva contando a los burgaleses sus noticias más cercanas a lo largo de tres siglos diferentes y estando presente en la vida de varias generaciones de lectores. Además es el corazón desde el que ha surgido el Grupo Promecal. 

Es la raíz de un gran árbol multimedia cuyas ramificaciones abarcan la televisión, la radio, los medios digitales o las empresas de servicios tecnológicos, y que está presente en cuatro comunidades autónomas españolas: Castilla y León, Castilla-La Mancha, Navarra y La Rioja.

Hasta llegar al momento presente, varios de los medios que hoy forman parte de Promecal ya habían recorrido una larguísima trayectoria más que centenaria, pero sus caminos empiezan a entrelazarse, sin que nadie lo imaginara por entonces, en 1990. En ese año, Antonio Méndez Pozo se convierte en editor de Diario de Burgos y será su iniciativa empresarial la que acabe aunando a todos ellos en un mismo rumbo con el paso de los años.

El propio Méndez Pozo es quien relata en primera persona la progresión del grupo, partiendo de aquel día en el que toma las riendas del periódico líder de su ciudad. "Hasta el momento en el que compré Diario de Burgos yo era un consumidor más de los medios, normal y corriente. Mi única relación con este mundillo era que leía el periódico por las mañanas", comienza. "Yo desconocía todo de este negocio y tuve conmigo a tres personas que me apoyaron de manera decisiva y con la máxima confianza desde el primer momento. El director Vicente Ruiz de Mencía, Javier Gutiérrez y Jesús Bueno".

El primer reto decisivo para esta nueva etapa surge de una necesidad muy concreta: los anunciantes reclamaban colocar publicidad en color en las páginas del diario. DB se imprimía en una rotativa "bastante viejecita" en la calle San Pedro de Cardeña, en la misma ubicación que compartía con la redacción, y que era incapaz de responder a esta demanda incipiente, así que llegaba el momento de emprender de forma decidida la modernización. 

La primera máquina en llegar pudo presumir de llevar 16 páginas a color, lo que para entonces era un gran invento.

Pero aquella inversión importante apenas trabajaba una hora al día, por lo que se planteó la posibilidad de sacarle un mayor rendimiento. Y así, sin haberlo planificado previamente, nació la oportunidad de crear ‘DB Taller de Impresión’ en el año 1992. 

Las instalaciones se dotaron de una tecnología puntera para el desarrollo del negocio y rápidamente se logró la firma de acuerdos con varios periódicos nacionales que empezaron a salir impresos desde el gran polígono industrial de Gamonal.

"En los buenos tiempos de Miguel Induráin, cuando ganaba una etapa del Tour, llegamos a sacar más de 200.000 ejemplares del Marca que iban a los kioscos de las playas del Cantábrico". 

Además del principal periódico deportivo español, en Burgos se imprimían también las ediciones norteñas del diario El País (líder de la información nacional) y así se consolidó rápidamente una planta que hoy en día sigue conservado la espectacular actividad de las rotativas, no solo por el enorme tamaño de las máquinas que lo hacen posible sino por el propio milagro cotidiano de poner negro sobre blanco las noticias concebidas la noche anterior. 

Partiendo de aquella gran ‘novedad’ que era capaz de tirar 16 páginas en color, mientras el resto seguía siendo en blanco y negro, la evolución tecnológica ha hecho posible que actualmente la capacidad llegue hasta las 112, todas ellas plenamente coloridas.

Tres años más tarde, en 1995, se produce el primer paso verdaderamente multimedia, alejado por primera vez del sector de la tinta y el papel. "Yo me di cuenta de que la información local era la que tenía mayor pujanza, de que la gente quiere estar informada de lo que pasa en su ciudad y provincia, y por eso nos planteamos poner en marcha una televisión local", prosigue Méndez Pozo.

Así, los antiguos talleres de Santiago Rodríguez, en la calle Molinillo, que estaba muy cercana a la vieja sede de San Pedro de Cardeña, acogieron los primeros estudios de Burgos Cable Televisión. Fue el origen de lo que más adelante se integraría como la red de emisoras del grupo en Castilla y León bajo la marca Canal 4.

Tres años después, en 1998, se produce un hito que transforma la compañía: Promecal se asocia con Antena 3 para crear la compañía ‘Antena 3 Castilla y León’ que edita, produce y comercializa la desconexión territorial de la cadena estatal en la Comunidad Autónoma.

Sobre la base de las distintas delegaciones provinciales es como se gesta el proyecto Canal 4 Castilla y León, que a su vez será el germen de la futura Radio Televisión de Castilla y León. 

La colaboración con el principal operador de televisión que había en el país aportó un conocimiento del sector en dirección, gestión, comercialización, análisis de audiencias, producción, operación, iluminación, redacción e ingeniería que profesionalizó el grupo y le dotó del activo necesario para desarrollar cualquier proyecto: profesionales bien formados y con experiencia. 

Si Burgos Cable fue el primer paso multimedia, la primera ampliación territorial llegó con la vecina provincia de Palencia. "Aprovechando las sinergias de conocer ya cómo funcionaba un periódico y una televisión local surgió la oportunidad de que Diario Palentino, que a su vez tenía la Televisión Palencia, entrase en la estructura empresarial . Aquello fue un factor determinante", relata el editor. El Palentino es todavía hoy el medio más veterano de Promecal, pues fue fundado nada menos que en 1881.

Con el salto a Palencia es también cuando surge el grupo Promecal, que se constituye con la vocación y el objetivo de "impulsar proyectos de identidad regional desde todos los sectores: prensa, audiovisual y servicios de comunicación". 

A partir de él arranca la década de la gran expansión territorial. Muy pronto, otra provincia de Castilla y León se sumaría al grupo en 2001. Es entonces cuando se incorpora a la estructura de medios escritos Diario de Ávila, otro miembro del exclusivo grupo de medios decimonónicos de la región, pues vio la luz en 1898 y desde entonces es líder y referente informativo en el territorio abulense.


El pilar de Ical

En paralelo, cobra fuerza el proyecto de la Agencia Ical. "Hubo un intento previo en el que participaban los editores de Castilla y León que no cuajó, y de las cenizas de aquello pusimos en marcha la agencia, una pieza clave para articular esta comunidad", apunta Méndez, con un servicio de información y de fotografía al que actualmente se suman también infografías, vídeos y audios para medios digitales, impresos y audiovisuales. 

Especializada en información regional en Castilla y León, cuenta con delegaciones en Madrid y Bruselas y más de 31 años de experiencia avalan a la primera agencia que utilizó internet para la distribución de todos sus contenidos en el año 2001, con tecnología y programación propias.

Con la agencia, la apuesta autonómica empezaba a entrar en su madurez, y la mejor prueba fue la inauguración de una sede en Valladolid donde empezaron a convivir los distintos medios del grupo dentro de un mismo edificio y en la que se escenificaba la vocación por estar presentes en toda la Comunidad.

Promecal ya estaba consolidada en Castilla y León, y comenzó entonces el crecimiento hacia otros territorios del país. Sin olvidar sus orígenes, pero buscando nuevos horizontes. 

El lanzamiento de Canal 6 Navarra supuso el desembarco en Pamplona (ya en 2012 se fusionaría con Navarra Popular TV y con Canal 4 para formar Navarra Televisión, la licencia de TDT que emite para todo el territorio de la Comunidad Foral).

La entrada en los periódicos del grupo La Tribuna, que anteriormente pertenecían a ABC, significó la asunción de la responsabilidad de sacar adelante diarios en toda Castilla-La Mancha: primero fueron las tribunas de Toledo, Talavera de la Reina, Guadalajara, Cuenca y Ciudad Real y posteriormente se sumaría La Tribuna de Albacete.

 

Diversidad territorial

Dice el presidente del grupo que "trabajar en otras comunidades autónomas ayuda a ensanchar la mente. Ocurre lo mismo cuando varias provincias ayudan a crear comunidad, aunque seamos distintos. Se trata de hacer país poniendo en valor lo más positivo de diferentes territorios, y sacar adelante proyectos en todos ellos significa que estás haciendo fuertes a los diferentes miembros de una misma familia mediática. Insisto en que cuando yo empecé en esto no sabía casi nada, pero hemos logrado constituir un grupo fuerte y hemos demostrado que no vinimos a jugar, como alguno pudo pensar en su momento". 

Volvemos en nuestro relato al año 2002, porque fue entonces cuando también se constituyó Servicios de Prensa Comunes (SPC), que proporciona contenidos para todas las ediciones del grupo. Sus periodistas y maquetadores son los que elaboran las páginas de información nacional e internacional, con secciones especializadas por temas.

2003 vio el nacimiento de El Día de Valladolid en el marco de los nuevos proyectos editoriales del grupo, y 2004 siempre se recordará como una fecha muy especial para todos los que hacemos Diario de Burgos porque fue entonces cuando se estrenó la nueva sede central del grupo en el Edificio Promecal, que acoge no solo la redacción del periódico sino también estudios de radio, televisión y los departamentos de servicios generales.

 

Protagonismo audiovisual

Los medios audiovisuales tomaron el protagonismo en los años siguientes. En 2005 Promecal entró en el negocio de la radio llegando a un acuerdo con Onda Cero, y ya en 2009 llega un hito decisivo: echa a andar Castilla y León Televisión. 

Su red de emisoras explota la licencia autonómica de TDT, concedida por la Junta de Castilla y León a una unión empresarial que sumaba la experiencia y los medios técnicos y humanos de las dos grandes televisiones que hasta el momento operaban en la Comunidad. De esta forma cada provincia cuenta con su televisión local (La 8), que a su vez sirve de soporte a una programación autonómica (La 7) para alcanzar el verdadero carácter de aglutinadora de la información y el entretenimiento en toda Castilla y León. 

A lo largo de la última década, el grupo ha contado con la inestimable ayuda de un partner tecnológico, Escrol, como empresa especializada en el desarrollo web e I+D+i, que ha dotado de tecnología al grupo tanto en sus ediciones digitales como en televisión a la carta, streaming, servicios de posicionamiento de las webs y apps de lectura. Estas últimas no solo son usadas por Promecal, sino también por otros grupos de comunicación como Joly y Progreso para los suscriptores digitales de sus cabeceras. 

En estos años se ha consolidado igualmente la apuesta radiofónica, gestionando distintas emisoras en Castilla y León a través de Onda Cero, y en 2013 se estrenó un nuevo concepto en prensa mediante el lanzamiento de ediciones de fin de semana, al que se paulatinamente se fueron sumando El Día de Valladolid, El Día de Segovia, El Día de Soria y La Tribuna de Guadalajara.

 

La Rioja, la más reciente

El último salto territorial ha sido la puesta en marcha, en 2020, de un nuevo proyecto multimedia en La Rioja que incluye El Día de la Rioja, La 7 de La Rioja y una emisora radiofónica. Y por supuesto con presencia en Madrid, para cubrir informativamente la actualidad que se genera en la capital del país.

Pero el grupo Promecal no se estanca en el pasado, ni siquiera en el presente, y sigue mirando al futuro. Antonio Méndez Pozo subraya que la "adaptación tecnológica a los nuevos tiempos que corren, aprovechando que tenemos una posición consolidada y que podemos incorporar sinergias", tendrá que ser la apuesta a medio y largo plazo para poder seguir creciendo.

En la actualidad, Promecal opta a la concesión de nuevas licencias de radio en la comunidad de Castilla y León. Se trata de "una apuesta decidida" para llevar a cabo "un proyecto apasionante en el que estamos convencidos de poder conformar una cadena regional importante con la que seguir haciendo comunidad, ayudando a nuestros paisanos y con un gran grupo profesional. Hay una apuesta muy bonita porque estamos muy vivos en la búsqueda de nuevas formas de comunicar".

Ahí también se enmarcan las empresas de servicios multimedia como Sumando Comunicación, Comunica Plus, Promecal Audiovisuales, Midi Producciones Audiovisuales y Mediatel Multimedia, que responden a la seña común de identidad empresarial como una compañía especializada en servicios diversos y con voluntad de expansión.

Sumando Comunicación se encarga de producir los contenidos comunes y comercialización de las doce ediciones digitales que el grupo gestiona. Tiene un departamento de diseño, postproducción y grafismo especializado en la producción de todos los elementos que dotan a una cadena de televisión de una imagen depurada. Ha desarrollado la imagen de Radio Televisión de Castilla y León, Navarra Televisión y La 7 de La Rioja.

Comunica Plus, empresa especializada en la comunicación multimedia, es un branded content centralizado que se apoya en todos los soportes del grupo. Promecal Audiovisuales y Midi Producciones, por su parte, son las dos empresas del grupo que centran su actividad en la producción de contenidos audiovisuales tanto para radios como para televisiones. 

 

Apuesta de futuro

Toda esta expansión y diversificación se ha llevado a cabo sin perder el objetivo original del grupo, que se mantiene invariable a lo largo de los años: "Una labor de servicio y de estar pegados a la tierra desde cada medio, pegados a lo local porque ese es uno de nuestros grandes méritos, una labor de cercanía y de colaboración con las instituciones para que las sociedades avancen".

En tiempos convulsos en los que el mundo de la comunicación se enfrenta a un reto gigantesco por los cambios en los hábitos de consumo, el presidente de Promecal está convencido de que "los tiempos están demostrando que el periodismo local saldrá adelante, porque lo cercano es lo que más preocupa a la gente, explorando nuevos canales de comunicación. Por eso queremos ser útiles a los ciudadanos, utilizar nuestras sinergias para tener fortaleza y seguir creciendo. Con modestia, pero con el convencimiento de que sabemos hacer un buen producto". Diario de Burgos, desde su posición central en el edificio que se asoma al burgalés río Vena, seguirá siendo "el centro neurálgico" del grupo y aportando veteranía como buque insignia del conjunto.

La historia de Promecal es la de un grupo que parte de un medio local y que se diversifica no solo en su ámbito de negocio, sino también territorialmente, con la mirada siempre puesta en seguir creciendo y con los cimientos bien enclavados en el periodismo más cercano.