Oposición y sindicatos desconfían del nuevo modelo sanitario

SPC
-

Tudanca y Fernández critican que el nuevo plan es «pura literatura» sin presupuesto , mientras que la consejera asegura que «si no sale bien, para quedarnos como estamos hay tiempo»

La consejera de Sanidad,Verónica Casado, durante la entrega ayer de nuevos vehículos al Sacyl - Foto: Ical

No han pasado ni veinticuatro horas desde que la consejera de Sanidad,Verónica Casado, presentase el nuevo modelo de asistencia sanitaria rural hasta recibir un aluvión de críticas tanto de los partidos de la oposición como de los sindicatos del sector. El proyecto de la Junta de poner en marcha consultorios rurales agrupados como entidad intermedia entre los centros de salud y los consultorios locales fue ayer tachada de «pura literatura» por los líderes de la oposición,LuisTudanca (PSOE) y PabloFernández (Podemos), que aseguraron que no van a «blanquear la calamitosa gestión» de Sanidad y el cierre de consultorios. Desde otro frente, los representantes sindicales también embistieron contra el nuevo modelo y acusaron a la Consejería de no haber presentado su proyecto previamente a los representantes de los trabajadores, ni a «ninguna mesa de negociación», ni de participación ciudadana, informa Ical.
La consejera, por su parte, achacó estas reacciones a «un síndrome muy claro de resistencia al cambio» y sostuvo que «si no sale bien, para quedarnos como estamos hay tiempo».  «Que nadie tenga miedo, y además lo vamos a pilotar y a valorar y si no sale bien, para quedarnos como estamos hay tiempo», argumentó ayer Casado durante un acto, donde lamentó que «no se quiere entender que esto es una mejora». Asimismo, comentó que el reto es que las 15 horas que gastan los profesionales del medio rural en desplazamientos se empleen para atención clínica. Con todo, incidió en que no cerrarán «ningún» consultorio ni sustituirán «médicos por enfermeras».
Una teoría que ayer no quiso compartir el secretario regional del PSOE, Luis Tudanca, que aseguró que el plan es «pura literatura» porque nace sin presupuesto, sin «dinero adicional», mientras se recortan los impuestos a los «más ricos». Además, criticó que la solución «imaginativa»  a la falta de médicos sea dejar a los consultorios sin facultativos. Tudanca lamentó que «es lo que nos temíamos» y sostuvo que el «famoso» pacto por la sanidad que Verónica Casado se ha quedado en un «pacto de la derecha para cargarse la sanidad pública, sobre todo en el medio rural». El líder socialista sentenció que la Consejería de Sanidad lo que persigue es cerrar los consultorios, porque sin médicos, serán «otra cosa», pero no lo que son hasta ahora.
Una postura similar a la que mantuvo el secretario regional de Podemos, Pablo Fernández, que advirtió que no está dispuesto a «blanquear la calamitosa gestión» de la consejera. En declaraciones a los medios durante su visita a Intur manifestó que la Junta encontrará a Podemos para «reforzar, impulsar y robustecer» la sanidad pero añadió que «no para el cierre de los consultorios locales y el desmantelamiento de la sanidad», al tiempo que calificó de «trampantojo, pilfa y un engaño» el pacto por la sanidad. 
«Sin consenso»

Los representantes de los trabajadores no se quedaron atrás y cargaron duramente contra el proyecto de la Junta y la ausencia de comunicación o presentación previa. Así, desde el sector de Sanidad de UGT rechazaron el nuevo modelo «acordado sin consenso» y lamentaron el «cierre de facto» de los consultorios locales de los pequeños pueblos que se quedan sin médicos. «Entendemos que pone el último clavo al ataúd de la España Vaciada castellano y leonesa», criticaron.
Una denuncia que también compartió el sindicato CESM, que se opone «radicalmente» al plan de la Junta, pese a que aseguraron que son «conscientes» de la necesidad de realizar cambios. «No nos obligue a tomar otras medidas para defender una adecuada prestación sanitaria a los ciudadanos que viven en el medio rural y a los médicos que la prestan», advirtieron. Por último, el sindicato de enfermería (Satse), lamentó que la Consejería no haya trasladado el Documento Marco del nuevo modelo a las organizaciones sindicales.