scorecardresearch

Puestos en libertad los cinco detenidos, dos de ellos menores, por los graves altercados de la pasada noche

L. Sierra (ICAL)
-

Se ha identificado a otras 8 personas, responsables de estas concentraciones y manifestaciones, a las que se les están tramitando expedientes administrativos que pueden suponerles multas de entre 300 y 30.000 euros

Los disturbios se sucedieron en la zona centro de la capital. En la imagen, los violentos volcaron y prendieron fuego a varios contenedores en la calle San Pablo. - Foto: Alberto Rodrigo

Los cinco burgaleses, dos de ellos menores, que fueron detenidos anoche a consecuencia de los graves altercados producidos en la zona sur de la ciudad han sido puestos en libertad este mediodía. Dos salieron a pie por la puerta de los juzgados y han celebrado junto a sus compañeros su liberación.

Todos fueron arrestados ayer después de que un centenar de personas acudiese a la plaza San Agustín, donde se encuentra la vivienda del alcalde de Burgos, dando comienzo a una batalla entre las fuerzas del orden y los manifestantes. Uno de los detenidos está acusado de atentado a la autoridad y agresión a un agente, mientras que el resto fue arrestado por quemar contenedores en la vía pública.

Los dos menores identificados salieron de dependencias policiales de madrugada acompañados de sus progenitores. Los mayores de edad permanecieron durante toda la madrugada en el calabozo y han pasado a disposición judicial esta mañana.

Tras prestar declaración ante el juez, este ha ordenado la puesta en libertad de los retenidos, que han salido a la calle entre aplausos y abrazos de los miembros de la asamblea contraria a las obras de la plaza de toros de Burgos. Uno de los portavoces, que ayer fue detenido por agredir a un antidisturbio, explicó a los medios que se encuentra “bien” y afirmó que “la lucha debe seguir”. Asimismo dijo que “no sabe cuántas personas fueron detenidas” porque ha estado “aislado”en una celda.

 
Comparecencia ante los medios. Antes, el comisario jefe José María Calle Leal, acompañado por el subdelegado del Gobierno, José María Arribas, había comparecido ante los medios en rueda de prensa para comunicar la detención de cinco personas, dos de ellas menores, por los graves altercados registrados durante la pasada noche en las calles de Burgos.
 
El saldo de la pasada noche, según explicó Arribas, era de seis policías heridos con carácter leve y la detención de cinco personas de entre 16 y 37 años -todos de ellos vecinos de Burgos- que posteriormente han pasado al mediodía a disposición judicial y, tras prestar declaración, han sido puestas en libertad.
 
Asimismo, indicó, se ha identificado a otras ocho personas, responsables y promotores de las iniciativas, a los que se les están tramitando sanciones de carácter administrativo, como se contempla dentro de la Ley de Seguridad Ciudadana, por lo que se enfrentan a multas que van desde los 300 a los 30.000 euros.
 
El subdelegado quiso agradecer a los efectivos policiales la labor que vienen desarrollando en la ciudad “para restablecer el orden público y la seguridad ciudadana”, así como a otros cuerpos como a la Policía Local y a los Bomberos de Burgos.
 
Por el momento, no se ha hecho un balance de los daños causados en el mobiliario urbano aunque se estima que más de veinte sucursales hayan sido dañadas. Del mismo modo, los cristales de la Casa del Cordón, de la Fundación Caja de Burgos, fueron reventados por un grupo de personas que han sido identificadas.
 
Manifestaciones no autorizadas. Finalmente, preguntado por la permisimidad de la Subdelegación de Gobierno con las manifestaciones y concentraciones de las últimas semanas, Arribas ha indicado que “las manifestaciones no se autorizan desde el punto de vista de la Subdelegación, ya que solo requieren un trámite de comunicación previa”, que en el caso de no producirse y, como en este caso, ocurren incidentes, se resuelve con una penalización.