El personal para recoger cerezas en Caderechas cae un 90%

S.F.L.
-
En las localidades de Hozabejas, Madrid de Caderechas o Rucandio se pueden contemplar ramas con una buena cantidad de fruta, pero nada que ver a otros años.

En las temporadas buenas han llegado al Valle hasta 100 personas a trabajar. Este año habrá 10 jornaleros

Las fuertes heladas producidas en la etapa de la floración en el Valle de las Caderechas, dañaron el 60% de la producción de las cerezas en las zonas altas y el 80% en las zonas bajas. Por ello, la contratación de personal para la recogida se ha visto mermado un 90%, pasando de asalariar a 100 personas en las temporadas buenas, a 10 este año.   Juan José Gandía, presidente de la Asociación de Productores y Comerciantes Las Caderechas, explica que aún es pronto para calcular con exactitud la cantidad de fruta que se recolectará, pero cree que «oscilará entre 70.000 y 80.000 kilos». 
Todavía queda tiempo para conocer el dato exacto, y es que en caso de que caiga una tormenta acompañada de granizo, puede provocar más estragos. Existe el riesgo de perder aún más la producción. Una lluvia fuerte puede rajar la cereza y abrirla, y a partir de ese momento, ya no se puede coger. Las estaciones de aviso de Caderechas registraron tres heladas desde que estallase la floración. Dos de ellas de cinco grados bajo cero y la otra más moderada de menos dos. Lo suficiente para hacer mella en una cosecha que en principio venía muy bien. 
Todas las clases de cereza se han visto perjudicadas de manera parecida, las que florecieron primero fueron las que peor lo pasaron. No existe una variedad en concreto que se haya quedado vacía, la roja de milagro y la fresona posiblemente sean las que más han sufrido el hielo al ser las que primero florecen. «Aún así la calidad de la fruta sigue siendo excepcional», afirma Gandía. El hielo lo que hace es perjudicar en la cantidad no en su notoriedad, es más, la favorece porque al haber menos cerezas en el árbol, engordan más, tienen más ácidos solubles y el sabor es mejor. «Esta temporada la calidad de esta fruta será excelente porque viene un tiempo muy seco», declara. 
La recogida ha comenzado ya en todas las zonas del Valle de manera anecdótica. Los agricultores estiman que se empezará a recoger a partir de este fin de semana y el trabajo fuerte se ejercerá a partir del 4-5 de julio y se alargará hasta agosto. Aunque en este verano haya menos cerezas, la recolección será igual y en el mismo periodo de tiempo porque las catorce variedades distintas que hay en el la zona maduran en diferente época. «Invertiremos menos tiempo en coger las cerezas pero estaremos las mismas semanas que otros años que ha habido 200.000 kilos», manifiesta el productor. 
Todavía no se sabe como estará el precio del kilo de la fruta, se comprobará una vez que salgan al mercado. Gandía cree que será parecido a otros años, «entre los 3 y 4 euros en la venta directa al público». A pesar de que la producción se haya visto tan afectada, el importe se suele mantener. 
En una campaña normal, el Valle de Caderechas llega a producir 200 toneladas de cereza con Marca de Garantía. Habrá que esperar por lo menos un año para contemplar los árboles cargados con el fruto estrella del territorio.