El deterioro de la Camposa llega al Defensor del Pueblo

C.M.
-

La institución ha admitido a trámite la denuncia de los vecinos de esta calle y ha requerido en varias ocasiones documentación y explicaciones al Ayuntamiento sin que haya obtenido respuesta alguna. Los residente urgen el arreglo

Estado en el que se encuentra la calle. - Foto: Jesús J. Matías

Los vecinos de la calle La Camposa, perpendicular a San Francisco, llevan años viviendo entre baches. Esta vía que es privada de uso público no ha visto el asfalto en al menos dos décadas, lo que constituye un peligro para los residentes que deben sortear socavones o bajar por unas escaleras rotas. 
Los residentes han mandado cientos de escritos al Ayuntamiento urgiendo una solución al problema pero no han obtenido respuestas. Hartos de esta situación de abandono decidieron dirigirse al Defensor del Pueblo en agosto del año pasado para exponerle el problema. La institución admitió la queja, abrió expediente y requirió información al Ayuntamiento hasta en dos ocasiones. 
Tras meses de espera, llegó la respuesta pero en lugar de sobre la calle La Camposa la Gerencia Municipal de Fomento informó de la situación en la que se encontraba el solar de La Camposa, así que de nuevo se volvió a solicitar la reapertura del expediente en junio de este año y el Defensor del Pueblo volvió a pedir documentación al Ayuntamiento sin obtener respuesta alguna. El 10 de octubre la institución ha vuelto a enviar un escrito recordando que en base al artículo 18 de la ley de este órgano la negativa al envío del informe inicial solicitado podrá ser considerada por el Defensor del Pueblo como hostil y entorpecedora de sus funciones, haciéndola pública de inmediato y destacando tal calificación en su informe anual o especial, en su caso, a las Cortes Generales.
Los vecinos, una docena de familias, no entienden la actitud municipal de no arreglar esta calle como cualquier otra de la ciudad. La vía figura a nombre de un particular pero por ella transitan para ir a sus viviendas, que pagan todos los impuestos. El ‘dueño’ se niega a hacer ningún adecentamiento y han pedido al Ayuntamiento que le obligue o actúe subsidiariamente tal y como exige la Ley de Urbanismo. "Por una disputa con un particular los perjudicados somos todos. Estamos en una absoluta indefensión y pedimos que se actúe de urgencia", indican.