scorecardresearch

26 edificios derrochan en energía 450.000 euros al año

J.M.
-

El bipartito detecta consumos excesivos en grandes instalaciones municipales y trabaja en un plan de inversiones a largo plazo para corregir los desfases, mejorar la sostenibiliad y conseguir ahorros

La sede del Parque de Bomberos y de la Policía Local es uno de los inmuebles municipales con una peor eficiencia energética. - Foto: Patricia González

Aunque cada vez es mayor la concienciación sobre la sostenibilidad y el medio ambiente, las políticas municipales para reducir las emisiones a la atmósfera, más allá de puntuales gestos, han brillado por su ausencia. Ninguna corporación ha creído en ello ni ha asumido como suya esta tarea pero el Gobierno de coalición del PSOE y Cs asegura haberse puesto manos a la obra y se compromete a diseñar un plan a largo plazo para reducir drásticamente los consumos de luz y gas de los edificios municipales. Un primer análisis, muy somero y a la baja, permite saber ya que el Ayuntamiento estaría derrochando al menos 460.000 euros al año en 26 instalaciones por su mala eficiencia energética.

El concejal de Fomento, Daniel Garabito, y el edil de Cs Miguel Balbás han comenzado a diseñar una hoja de ruta tras haber recibido un listado con 26 dotaciones municipales en las que ya se advierte un consumo excesivo por su baja eficiencia energética. Y en 6 de ellos saltan las alarmas por su gasto desproporcionado. Se trata de la sede del Parque de Bomberos y de la Policía Local, de los centros cívicos de Río Vena y San Agustín, del polideportivo Pisones, del Colegio Vadillos y de la Biblioteca Cervantes.

Es en estos lugares donde el dispendio está más que garantizado, pero el listado es mucho más amplio. También se incluyen en él los centros cívicos de Capiscol, Gamonal Norte, Las Huelgas y Vista Alegre, la Casa Consistorial, los colegios Rodríguez de Valcárcel, Ribera del Vena, Río Arlanzón y Venerables, las piscinas de Capiscol, El Plantío y San Amaro, los polideportivos Esther San Miguel, El Plantío, Javier Gómez y Talamillo, el Teatro Principal y el Módulo de Atletismo de San Amaro.

Una de las grandes sorpresas ha sido comprobar cómo en ese listado figuran también algunos inmuebles de reciente construcción y ahí lo que se quiere comprobar es a qué causa obedecen estos consumos disparados. Porque aquí, cabe hasta la posibilidad de que, por ejemplo, existan unos sistemas de climatización o calefacción adecuados pero que no se estén utilizando de manera eficiente.

[más información en la edición impresa]