Un bombero villarcayés idea un sistema de descontaminación

A.C.
-

Saúl Peña y sus compañeros de la Diputación de Valladolid montaron el prototipo el martes en una residencia pucelana

Un bombero villarcayés idea un sistema de descontaminación

La residencia Cardenal Marcelo, de la Diputación de Valladolid, estrenó el martes el prototipo para descontaminación ideado por el bombero villarcayés, Saúl Peña. Este geriátrico, de 223 plazas, ha arrojado más de 200 positivos por la COVID-19, lo que demuestra la imperiosa necesidad de proteger a sus trabajadores. Peña, que es bombero profesional de la Diputación de Valladolid, empezó a darle vueltas a la cabeza hace unas semanas después de ver como lloraban las trabajadoras de una de las residencias con positivos, en la que estuvo realizando labores voluntarias de desinfección con sus compañeros fuera de su horario laboral.
A raíz de esta experiencia, Peña pasó varias noches pensando en una posible solución y la ha conseguido, creando una especie de arco de descontaminación conectando el contenido de una garrafa, donde se introduce el agua con hipoclorito o la sustancia desinfectante, con un compresor y un sistema de tubos que realizan una nebulización. Este sistema es similar al utilizado en terrazas o jardines durante el verano para refrescar el ambiente. Tubos de PVC y conectores completan el invento, que se puede incluso dotar con un sensor para que la nebulización se detenga al salir los trabajadores de su área de influencia. Este sistema, como explica Peña, permite "humedecer, pero no llega a mojar" los trajes, que aunque deberían desecharse, habitualmente se reutilizan.
exportar el sistema. La idea de este joven de 38 años que, como voluntario de la Agrupación de Protección Civil de Villarcayo, ha participado en la desinfección de las dos residencias villarcayesas, así como de la de Pedrosa de Valdeporres, podría ser exportada a numerosas provincias. Tanto él como los bomberos de la Diputación de Valladolid están dando a conocer el sistema en otros parques de distintas provincias de Castilla y León, así como de Madrid, que podrían implantarlo.
El primer centro de desinfección instalado en apenas dos horas lo ha costeado la Diputación Provincial de Valladolid, que está apoyando esta iniciativa con el fin de evitar que los trabajadores de residencias o dependencias sanitarias donde hay una gran carga vírica puedan contagiarse al desprenderse de sus trajes. Su precio se sitúa entre 280 y 300 euros. Pero, la cadena Leroy Merlín, que ha suministrado parte de los componentes del prototipo, está interesada en colaborar para hacer posible el montaje de este sistema y ha pedido a Peña que sea "el intermediario" para su divulgación.
Los sistemas que se están utilizando para descontaminar los trajes son muy similares pero manuales, porque unos profesionales  echan el líquido con pulverizadores manuales sobre sus compañeros. En las residencias, Peña pensó en la idoneidad de este sistema, en el que cada profesional se descontamina solo sin la ayuda de nadie, porque en muchos casos la plantilla de los geriátricos privados es muy pequeña y tiene mucha tarea, sobre todo, cuando está al cuidado de mayores con positivo por COVID-19. "Aquellas trabajadoras que vi estaban desesperadas, haciendo lo que podían", recuerda, pero les resultaba muy difícil salir de zonas contaminadas a zonas limpias y mantener el virus a raya. Con este sistema que salió de "varias noches dándole vueltas", podrían encontrar una solución eficaz.