Órdago de Félix Sancho

CARMELO PALACIOS
-

El empresario inmobiliario burgalés y actual presidente del San Pablo de baloncesto da un plazo máximo de 15 días a los principales accionistas para responder a su oferta por el Burgos CF

Órdago de Félix Sancho - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

Desde que se presentó a las elecciones del Burgos CF hace ya algo más de dos años, Félix Sancho, empresario burgalés y actual presidente del San Pablo, sueña con hacerse con el mando del equipo blanquinegro. En aquella ocasión, su candidatura perdió y posó su mirada en el baloncesto, pero ahora le ha vuelto a surgir otra oportunidad. Los principales accionistas se están planteando vender el club y  les ha presentado una oferta de compra por 1.750.000 euros. Eso sí, le tienen que responder antes de 15 días.
El objetivo de Sancho, que encabeza un grupo de «potentes» empresarios castellanos, alguno de ellos burgalés, es relanzar al equipo en los próximos cuatro o cinco años. «Si compro el club, el objetivo es subir a Segunda y, si se puede, a Primera. Habrá un primer año de transición para sentar las bases, pero siempre pensando en estar arriba. El Mirandés y el Logroñés son ejemplos a seguir», explicó el mandatario, que aseguró que hubiera  hecho la oferta aunque se hubiera consumado el descenso a Tercera.
Según Sancho, hace ya una quincena desde que notificó la oferta al abogado del Consejo de Administración del Burgos CF y entiende que se lo estén pensando al haber otros interesados, pero señaló que el plazo no durará mucho más: «Si queremos preparar la temporada bien, como a  nosotros nos gusta, no podemos dilatarlo más allá de principios de junio».
 El desembolso se produciría de forma gradual. Abonaría el 50% en verano y el resto se pagaría a plazos. «No queremos meter todos los recursos ahora porque el equipo va a necesitar inversión», justificó Sancho, que desgranó otra de las cláusulas de la compra.  «A los principales accionistas se les ha ofrecido unos hitos por los cuales recibirían más dinero en el caso de hubiera un ascenso en un período de cinco años».
En cuanto a la inversión a posteriori, afirmó que «serán ambiciosos pero razonables» y que irá en función de que sean capaces de generar. «Poner dinero es importante, pero hay que buscar recursos que se puedan explotar. El dinero no asegura que el equipo vaya a estar en el play off. Nos planteamos el objetivo de subir, no de lo que vamos a invertir».
En ese sentido, aseguró que hay muchos aspectos en los que se pueden mejorar, como «cuidar a la gente e intentar llegar a más sitios», un sello que se puede ver claramente en la gestión del San Pablo. «Se puede llevar a 6.000 o 7.000 personas a El Plantío en Segunda B», indicó.
Aprovechando que el baloncesto salió a escena, lanzó un mensaje para todos los aficionados azulones y aseguró que no tienen de qué preocuparse: «Es obvio que habrá sinergias. Lo uno no va a salpicar lo otros, sino potenciarse, un ejemplo es el Baskonia».
dudas. Pese a ser una oferta firme, no se mostró del todo seguro en que le vayan a vender el Burgos CF, aunque confió en que tomen la mejor decisión para el club dejando al lado las diferencias que puedan existir: «Unas semanas atrás estaba más confiado y ahora no sé si me lo van a vender. No creo que yo sea un inconveniente. En su decisión va a primar dejar el Burgos CF en buenas manos antes que el dinero. No digo que tengan que ser las mías».
Si finalmente se llega al acuerdo, tendrá que ver cuál es la situación del club, aunque espera que sea buena por el «esfuerzo económico» que ha realizado la actual directiva. Eso sí, apuntó que si realizan determinadas acciones (renovaciones...) condicionarían la compra.
escenario complicado. En el caso de que no le vendieran todas las acciones, Sancho no vio con malos ojos continuar juntos en esta aventura siempre y cuando tenga el 51% y la gestión quede en sus manos: «No tengo ningún inconveniente, todos tenemos el mismo objetivo, pero hace falta una gestión nueva».
En cuanto a si ocupará la Presidencia o si hará muchos cambios de personal dentro del club, no quiso mojarse y abogó por tratar cada cosa a su tiempo. «Las decisiones serán por el bien del Burgos CF. Sabemos que hay unas ‘cargas’ positivas y negativas con la compra y lo asumimos», concluyó Sancho, quien acabó lanzando el guante a las instituciones si finalmente es el máximo accionista.