La afición rojilla recupera el sueño de Segunda

Ó.C
-
La afición rojilla recupera el sueño de Segunda - Foto: Patricia González

Miranda vibró con el gol, sufrió los nervios de la segunda parte y estalló de alegría cuando el colegiado pitó el final. Las calles se llenaron de camisetas del Mirandés

Sufriendo, como todo buen ascenso. El Mirandés tocó el cielo en Mallorca pero a cientos de kilómetros la afición vibró en las calles de la ciudad. No sin nervios, porque en la segunda parte los cánticos se fueron apagando y las miradas se empezaron a poner fijas en las pantallas. Nadie se lo esperaba tras el gol con el que el Mirandés se puso por delante, pero el ascenso estaba en peligro, aunque la afición rojilla empezó a tocar el ascenso a Segunda con el gol de Matheus. 
De hecho, cuando el Baleares marcó el primero en la segunda parte, pocos lo vieron, porque la animación estaba por todo lo alto, sobre todo en la pantalla habilitada por La Madre, en la que los Jóvenes Jabatos se encargaron de animar el ambiente desde primera hora de la tarde. Sin embargo hasta ellos empezaron a sentir los nervios cuando el partido se puso complicado, con un Atlético Balerares que rozó la machada.
Pero afortunadamente para el Mirandés no lo logró y tras el pitido final, la alegría se desbordó. En ese momento el equipo ya era de Segunda sí o sí, por lo que solo tocaba celebrarlo. Los Jabatos empezaron hacer todos sus rituales y toda la afición rojilla, más curiosos, empezaron a poner rumbo a la M: símbolo moderno de las celebraciones del Mirandés.
Allí se volvieron a vivirse escenas de alegría, aunque entre los abrazos la gente seguía con el susto y las conversaciones se centraban más en el sufrimiento vivido que en lo que queda por delante. Pero todo eso ya da igual, a partir de hoy el mirandesismo ya sabe que regresa al fútbol profesional. Solo dos años después y por el camino largo, superando tres eliminatorias, cuando el ascenso parecía una utopía. Miranda ayer se acostó contenta y hoy continuará viviendo un sueño del que al menos no se despertará en una temporada de Segunda.