1 de cada 3 terrazas no ha pagado y carece de autorización

L.M.
-

La Policía Local inicia este lunes la campaña de inspecciones, que prestará especial atención a las infractoras en el pasado

1 de cada 3 terrazas no ha pagado y carece de autorización - Foto: Patricia González

La llegada del buen tiempo y el aumento de las horas diarias de sol y calor provoca que poco a poco las aceras, paseos, avenidas y parques de Burgos se vayan llenando de terrazas. A falta de un mes para el inicio del verano, cuando realmente se vuelven las protagonistas de las sobremesas, tardes y noches, la Policía Local inicia el lunes su ya habitual campaña de inspección de estas instalaciones, cuyo censo en la ciudad este 2019 asciende hasta las 654.
El número de veladores se ha incrementado un 6% con respecto al registro que manejaban en el Ayuntamiento en 2018, de 618, lo que supone 36 más. De todas las actuales, y que esperan como agua de mayo el adiós del frío para salir a las calles, 452 ya han cumplido con los trámites necesarios para instalarse; han obtenido el permiso municipal y han abonado la tasa correspondiente para ocupar parte de la vía pública. Las 202 restantes, es decir, prácticamente una de cada tres, aún no han completado este proceso y no han abonado la cuota correspondiente, por lo que se enfrentan a un posible denuncia por parte de la Policía.
Este cuerpo pasará la notificación al área de Licencias, encargada de tramitar de nuevo el cobro por los aparatos que han instalado en la calle. Ya mediante procedimiento de apremio, se indicará al titular del establecimiento hostelero para que complete el pago, que puede llegar a incluir recargos si este se prolonga injustificadamente en el tiempo. No obstante, fuentes de la Policía aseguran que cuando se producen apercibimientos de este tipo suelen resolverse de manera rápida y eficaz. Dependiendo del número de veladores colocados, desde uno a más de tres, las multas se incrementan desde los 300 hasta los 3.000 euros.
visitas aleatorias. El operativo que pondrá en marcha la Policía Local de cara a la campaña estival, admiten fuentes del Cuerpo, será mucho más selectivo hacia los que no han cumplido en cursos anteriores. De este modo, los agentes encargados de cursar las visitas a las distintas terrazas prestarán especial atención a aquellas que hayan reportado más denuncias o figuren entre las más sancionadas.El año pasado se abrieron un total de 48 expedientes. El dispositivo, además, tendrá cierta aleatoriedad para que todos los hosteleros tengan las mismas reglas de juego.
También se prestará especial atención a los veladores que estén pegados a las fachadas, un hecho por el que ya se ha pronunciado el propio Tribunal Supremo y que está retrasando la aplicación de la nueva ordenanza de terrazas, ya que plantean diversos problemas en materia de movilidad. Así mismo, están abiertos a recibir cualquier sugerencia o denuncia por parte de los burgaleses.
El operativo, que se inicia el día 20 y concluirá en el mes de septiembre, una vez se hayan comprobado todas, correrá a cargo de la sección de Policía Administrativa, y cursará entre tres y cuatro visitas cada día a diferentes establecimientos de la capital.
Durante la campaña de verano de 2018 las denuncias cayeron cerca del 60% debido al temor de los propios hosteleros a las multas. La mayoría de los expedientes iniciados se relacionaron con la falta de licencia para sacar a la calle las meses y las sillas, como es el caso de este año. Hay que recordar que las visitas de la Policía arrancaron el 1 de junio, días más tarde de lo que viene siendo habitual, debido a la falta de concreción del padrón de terrazas por un descontrol entre las áreas de Licencias y Tributos. La última no remitía la lista con las terrazas que habían pagado la tasa, por lo que la primera no tenía el registro para trasladar alCuerpo y permitir que este arrancara con las inspecciones en la época del año que más presentes están en las calles burgalesas.