Un georradar dará luz sobre el potencial oculto del Castillo

Ó.C
-

El Ayuntamiento tiene autorización de Patrimonio para "intervenir o tapar el socavón" que se abrió por las lluvias en la fortificación, pero primero se hará un estudio para saber lo que hay

Un georradar dará luz sobre el potencial oculto del Castillo

El esperado informe de Patrimonio para saber qué hacer con el socavón del Castillo ya se tiene sobre la mesa. En concreto está en la del concejal de Turismo, Miguel Ángel Adrián, que indica que los responsables de la Junta han dado el visto bueno para "intervenir o tapar" el agujero que deja intuir una antigua sala de la fortificación. Más allá de las posibilidades abiertas por los arqueólogos regionales, el Ayuntamiento ha decidió que antes de hacer nada se realizará un informe con tecnología de georradar para "saber lo que tenemos debajo", aunque Patrimonio sí que remarca que "puede ser interesante hacer una excavación".

La decisión final se espera que no se dilate en exceso, puesto que la intención municipal es que el estudio previo se pueda realizar este mismo año. Así se ha comunicado a los responsables de la administración regional que han transmitido al Ayuntamiento que "es interesante tener este informe", por lo que se tiene el visto bueno de Patrimonio.

Esta medida se hace a instancias de la asociación de Amigos del Castillo, que había logrado un presupuesto de 3.000 euros para esta investigación, aunque finalmente estará "por debajo de los mil" destaca Adrián, puesto que se realizará por un arqueólogo que tiene los equipos necesarios de georradar, lo que hace que se abarate el coste. Al margen de los trámites para poder hacerlo, el responsable municipal desea que no se tarde en exceso puesto que "influye la orografía y al ser una meseta plana y sin obstáculo se facilita bastante los trabajos por lo que se podría hacer todo en una misma mañana".

Sobre lo que se encontrará, Adrián indica que Patrimonio sí que se aventura, en base a los informes facilitados por parte del archivero municipal, a dar una explicación para saber qué tipo de sala era la que se intuye en estos momentos gracias al socavón abierto por las lluvias. "En el informe se recoge que era una especie de sótano destinado bien a cárcel o a polvorín", afirma Adrián que espera que con el georradar se puedan resolver dudas sobre el potencial que se esconde en el cerro de la ciudad.

En este sentido una vez se tengan todos los datos la pregunta será qué hacer, con un espacio que se recuperó hace unos años y que se ha convertido en el mayor punto de atracción de visitantes de la ciudad. Aún así, Adrián se muestra cauto sobre los posibles pasos a dar puesto que "no voy a aventurar nada hasta saber lo que hay" se posesiona. Una de las incógnitas por resolver estará en conocer el potencial que ahora se ve con el agujero aunque "a mí me da la impresión de que lo que antes era una habitación o una sala en sótano en estos momentos es simplemente un hueco", confiesa Adrián, que espera que el georradar aporte luz sobre aspectos como "el posible techo o la bajada mediante escaleras y si las losan siguen existiendo"