scorecardresearch

Quintanillabón pide asfaltar calles tras 40 años sin actuar

S.F.L.
-

Briviesca se escuda en que el presupuesto para pavimentar se agota en vías del municipio y no llega para las del pueblo

Jesús María Orbaneja (dcha.) y Fernando Alonso, junto al poste que entorpece el paso de vehículos. - Foto: S.F.L.

La caída al suelo de una vecina y como consecuencia de ello un gran rasponazo cubriendo su rostro hizo saltar de nuevo las alarmas en Quintanillabón. El mal estado de todas las calles del pueblo amenazan tanto el estado de las personas como el de los vehículos. Por ello, el alcalde de la pedanía, Jesús María Orbaneja, ruega a Briviesca -municipio del que dependen- que «asfalten de una vez las calles porque llevan 40 años sin rehabilitarse», expone indignado. 

A excepción de la Plaza Mayor y de un pequeño tramo una de las vías que se dirige hasta el lugar, en las que el Ayuntamiento briviescano actuó hace cuatro años, el resto se encuentran invadidas por profundos socavones y por graba desprendida. «Lo único que pedimos es que nos hagan caso y que realicen lo que nos prometieron», recrimina el regidor. Si bien, este reconoce que hace un par de décadas «una brigada de operarios de la Diputación vino y ejecutó algunos trabajos, pero nada en condiciones», aclara.

En la pequeña localidad residen nueve personas aunque a diario conviven con otros doce agricultores que pasan allí la jornada. Fernando Alonso, uno de los vecinos, manifiesta que «generamos IBI porque aquí hay bastantes edificaciones y de gran tamaño. Lo justo sería que si pagamos nuestros impuestos religiosamente también inviertan en mejorar la vida en el pueblo».

Ante la solicitud de los residentes en la entidad menor, el alcalde de la capital burebana, Álvaro Morales, afirma que se «descartaron actuaciones de mejora» en viales tanto de Quintanillabón como de la propia ciudad porque «la partida destinada para tal fin llegaba hasta donde llegaba». El político explica que han optado por emplear los 228.481 euros disponibles en «solventar los desperfectos de las calles más transitadas» de Briviesca, como la avenida el  Ventorro, la calle Los Baños o en dos puntos de la avenida Rodríguez de la Fuente, y «dejar para otra campaña algún vial del polígono industrial La Vega y las calles de la pedanía».

Orbaneja recuerda que forman parte del municipio y que tienen los mismos derechos que el resto de que su pueblo se mantenga en condiciones óptimas. «Nos sentimos los grandes olvidados y pedimos que por favor nos escuchen y nos tengan en cuenta», declara.

Un poste en medio de una vía. A pesar de las deficiencias de las calles, el alcalde de Quintanillabón afirma que los servicios de recogida de basura y de limpieza funcionan a la perfección. No obstante, ha perdido ya la cuenta de las ocasiones en las que ha trasladado al Consistorio la necesidad de que «tramiten con Iberdrola el traslado de un poste de la luz, que permanece en medio de una calle entorpeciendo el paso de los vehículos desde que se derribó la vivienda colindante y se colocó aquí, hace más de tres años».

Respecto al alumbrado público, confiesan que en la calle de la Fuente apenas hay presencia de farolas y los propietarios de una vivienda requieren que se «ilumine cuanto antes» su zona.