130.000 euros para el arreglo de los hangares de la estación

J.M.
-

El Ayuntamiento se da a sí mismo un plazo de tres meses para ejecutar obras de conservación después de conocer las deficiencias detectadas en una Inspección Técnica de Edificios de carácter desfavorable

Los dos hangares están vallados para evitar peligros tanto a los viandantes como a los vehículos que circulan por el bulevar. - Foto: Luis López Araico

No es extraño, aunque tampoco cotidiano, que desde la Concejalía de Licencias del Ayuntamiento de Burgos se firmen resoluciones instando a propietarios de inmuebles en estado de abandono a que actúen para evitar la ruina de un edificio y, al mismo tiempo, poder proteger a los viandantes que pasean por sus inmediaciones de potenciales peligros. Pero si hay algo que no es para nada habitual es que sea el Consistorio el que se requiera a sí mismo una intervención de este tipo. Y eso ha sido lo que ha ocurrido precisamente con los dos antiguos hangares de Renfe que hay junto a la antigua estación y cuyo deterioro avanza de manera inexorable al no haberse fraguado su venta y al no dárseles un uso.
Por ser precisos, el propietario de esas dos naves que miran al bulevar y que se encuentran en el tramo comprendido entre la calle del Carmen y la antigua estación es el Consorcio para la Gestión de la Variante Ferroviaria. Aunque en la práctica es el Ayuntamiento de Burgos el que está detrás del ente. Eso no evitó que la Concejalía de Licencias, como hace con cualquier otro propietario, recordara el pasado mes de noviembre a la entidad instrumental que esos inmuebles habían cumplido los 40 años de edad y debían de presentar la Inspección Técnica de Edificios (ITE).
El Consorcio decidió encargar el trabajo al Colegio de Arquitectos, quien a su vez se lo encomendó a dos profesionales. Del estudio realizado se emitió un informe en el que se declaraba que la ITE era desfavorable y se detallaban las labores que era preciso acometer para frenar el deterioro de los hangares y evitar peligros a viandantes y vehículos. Se estimaba en 69.669 euros el arreglo del hangar más próximo a la calle del Carmen y en  59.935 el de la nave más cercana a la antigua estación. Es decir, se advertía de que es necesario realizar un desembolso total de casi 130.000 euros.
Con ese informe, el área de Licencias, según confirma su titular, Daniel Garabito, ha firmado este mismo mes una resolución en la que requiere al Consorcio a que en un plazo de tres meses ejecute las obras de consolidación, preservación y limpieza que se apuntan en la ITE como necesarias. 
Entre otras actuaciones, la eliminación de las actuales cubiertas, «muy deterioradas», y la consolidación de una nueva, aunque sea «temporal, hasta que se determine el uso» para esos inmuebles.
Lo que sí es visible es el vallado que se colocó en una de ellas cuando la Fundación Caja de Burgos quiso crear en uno de esos hangares una locomotora para el emprendimiento. La heredera de la antigua caja solo se encontró con problemas (se le pusieron pegas a una pérgola que quería construir para mejorar la estética), se cansó y se esfumó tanto el proyecto como los 1,7 millones que iba a ingresar el Consorcio por la venta.
También se barajó ubicar en estos espacios, aunque no hay noticias recientes al respecto, levantar un Centro Internacional de la Vidriera. De momento, nada avanza salvo el deterioro.