Ordenanza a medida

I.M.L.
-
Ordenanza a medida

El Ayuntamiento de Tórtoles de Esgueva modifica su normativa de limpieza viaria para hacer entrar en razón a una vecina que da de comer a los gatos y ha creado una colonia en su calle

Cuando las palabras no son suficiente y se ha agotado la vía del diálogo, hay que tomar medidas más contundentes. Eso es lo que han pensado en el Ayuntamiento de Tórtoles de Esgueva, donde han buscado la solución a un problema de salubridad pública con una modificación de la ordenanza municipal de limpieza viaria. Unos cambios que suelen realizarse muy de ciento en viento, cuando han cambiado unas necesidades específicas de toda una población, pero que en este caso se ha hecho para solventar un problema puntual con una vecina en concreto.
En el entorno de la calle El Tercio del municipio tortolico venían sufriendo desde hace tiempo una acumulación desmesurada de gatos callejeros, con la suciedad que eso conlleva por los excrementos. «Hay una vecina que les está dejando comida y ahí están todo el día, y se prepara una buena, entre la comida y los que hacen los gatos, está esa calle perdida», asegura el alcalde de la localidad, Javier Renedo. «Hemos intentado hablar con ella pero no se da a razones, no nos hace caso, y hemos tenido que cambiar un artículo para endurecer la norma, a ver si así conseguimos algo», aclara Renedo.
La ordenanza ya contemplaba que no se pude alimentar a los animales callejeros dejando comida en la calle, como puntualizan desde el Ayuntamiento, pero ahora el redactado del artículo 5 de esta norma municipal es mucho más concreto, y reza así tras la modificación, que ya se ha aprobado de manera definitiva: «... Queda prohibido echar comida a los animales, especialmente gatos en la vía pública ya sea directamente sobre la misma o en cualquier utensilio o enser situado sobre la misma salvo autorización municipal».
Con este cambio, el Ayuntamiento se reserva la potestad de imponer una sanción, que puede ser económica, «de unos 100 euros» como apunta Renedo, o «de servicios a la comunidad, como limpiar la calle, si la cosa se pone más grave», puntualiza el primer edil de Tórtoles de Esgueva.
La modificación de esta norma local ha corrido ya de boca en boca y, según confirma el propio Renedo, ya ha empezado a hacer efecto, porque la calle muestra un aspecto más aseado porque «parece que ha dejado de ponerles comida y ya no se ven tantos por ahí rondando».