La Comunidad lidera la producción nacional récord de pellets

SPC
-

El 77 por ciento de esta cantidad se destina a uso doméstico de un mercado como el español que se caracteriza por contar con el certificado de calidad internacional más reconocido

Instalaciones de una de las fábricas de pellets que existen en Castilla y León. - Foto: Jesús J. Matías

La producción de pellet de madera en España aumentó un 20 por ciento en 2019, alcanzado el volumen récord de 714.000 toneladas, siendo Castilla y León la primera comunidad con más de 223.000 toneladas, el 31,23 por ciento del total nacional, le sigue Cataluña con 97.000 toneladas y en tercer lugar Galicia con una producción de 86.000 toneladas en 2019, según los datos publicados ayer por la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa (Avebium) y recogidos por Ical.
Según sus previsiones, en 2022, la producción de pellet en España se situará por encima de las 900.000 toneladas, cuando hace una década, era de 150.000 toneladas principalmente destinada al mercado exterior. En 2010 había 29 fábricas de pellet y, en la actualidad, hay fábricas en 16 de las 17 comunidades autónomas, con 82 fábricas que se destinan principalmente al mercado interior.
De la producción española, remarcaron desde Avebium, el 77 por ciento de la producción se destina a uso doméstico, siendo los sacos de 15 kilogramos la forma más común de consumo en el mercado interno, recogiendo datos de su Informe Estadístico Anual sobre el Mercado del Pellet en España. Otra característica del mercado español es que el sello ENplus, el certificado de calidad internacional más reconocido, es el más demandado por los clientes españoles, que engloba al 82 por ciento del pellet que se fabricó en 2019.
Por comunidades destaca la producción de Castilla y León con más 223.000 toneladas, Cataluña con 97.000 toneladas y en tercer lugar Galicia con una producción de 86.000 toneladas en 2019. Además de ser año récord en términos de producción, 2019 también lo fue en volumen importado desde Portugal.
«Este aumento de la importación junto con el suave otoño en España», argumentaron desde Avebium, «han llenado los almacenes de los fabricantes y distribuidores españoles, que no han dudado en ajustar el ritmo de fabricación para adaptarse a la demanda actual». Por otro lado, a causa de la covid-19, se ralentizó el trabajo de las empresas instaladoras de nuevas calderas y estufas de pellets, por lo que se espera que el aumento del consumo en España durante 2020 sea sólo del 2%, mientras que el crecimiento del consumo medio, en los últimos tres años, fue del 12%.