"Gobernar en minoría es duro pero hemos demostrado cintura"

Raúl Canales
-
"Gobernar en minoría es duro pero hemos demostrador cintura" - Foto: Alberto Rodrigo

Su primera legislatura como alcaldesa de Miranda de Ebro no ha sido fácil, con una corporación muy dividida. Abogada de profesión y con una dilatada experiencia municipal, Aitana Hernando aspira a revalidar su mandato tras el paso por las urnas

Con un equipo que mezcla caras nuevas y experiencia, Aitana Hernando espera repetir en el cargo y dar continuidad así a su proyecto de  ciudad.

En las últimas elecciones estuvo cerca de la mayoría absoluta. ¿Los recientes resultados de las generales le animan a pensar que esta vez es posible superar la barrera de los once concejales?

Esos resultados, igual que las encuestas, hay que tomarlos con cautela. Está claro que animan a seguir trabajando con ilusión pero no hay que lanzar las campanas al vuelo.

Si no lo logra pero repite como alcaldesa, ¿prefiere gobernar en minoría o buscaría un pacto de cuatro años con otra formación?

La experiencia de esta legislatura ha demostrado que gobernar en minoría es duro, pero aún así hemos ejecutado el 74% de nuestro programa. Siempre he defendido los pactos de gobierno porque reflejan la voluntad de la mayoría y dan estabilidad, pero el primer paso es ganar las elecciones con la mayoría suficiente para gobernar.

¿Los posibles pactos solo serían a la izquierda del PSOE?

El PSOE ha llegado a acuerdos puntuales esta legislatura con todos menos con IU, por su falta de cintura, pero un pacto estable no sería posible ni con el PP ni con Ciudadanos porque nosotros somos de izquierda y queremos un gobierno progresista con medidas sociales. Los resultados de las últimas generales han motivado un cambio en la estrategia del PP, que ahora habla de centro porque como no está acostumbrado a tener el voto de la derecha dividido no sabe dónde posicionarse, pero todos sabemos que es un partido de derecha pura y dura. En el caso de Cs me sorprende oír a su candidato decir también que son de centro cuando viene del PP y se fue porque no consiguió el puesto que quería, pero escuchando su discurso te das cuenta de que es de derecha recalcitrante. Por eso con ellos un pacto de gobierno no sería posible.

En su primer mandato ha demostrado tener cintura para negociar, pero las tres formaciones que le dieron su apoyo han acabado criticando duramente su gestión.

Mi pregunta es: quien se siente engañado, como dice Miranda Puede, ¿por qué al año siguiente apoya otra vez el presupuesto? Atacar ahora al que gobierna es la estrategia clásica de la oposición para conseguir votos. 

Ha hablado del elevado grado de ejecución de su programa, pero también es cierto que los grandes proyectos se han quedado en el cajón.

Además de los grandes proyectos también hay que destacar las cosas más pequeñas porque son igual de importantes para la ciudadanía, por eso en los programas hay que concretar y no hablar de generalidades. En esta legislatura hemos ejecutado los accesos a Los Corrales, al colegio de Matillas, hemos construido dos parques caninos, urbanizado la parcela de las barracas, las calles Juan Ramón Jiménez y Ramón y Cajal...

Sin embargo de lo que más se ha hablado el último año es de la piscina climatizada.

Me gustaría recordar que en anteriores programas del  PSOE  también iba la piscina y nunca se hizo un acoso y derribo como se ha hecho contra este equipo de gobierno, cuando somos el único que al menos lo ha intentado. Hemos hecho todo lo posible aunque recientemente un tribunal de la Junta lo ha tumbado, en base a una interpretación errónea del pliego según los servicios jurídicos del Ayuntamiento, pero no vamos a dejar de intentarlo.

Es otra vez la propuesta estrella del programa.

El programa lo hemos elaborado tras reunirnos con 84 entidades y colectivos, lo que supone un gran esfuerzo, pero es la única forma de recoger las demandas de todos los sectores. Los programas son para 8 años, porque es imposible ejecutarlo íntegramente en una legislatura, y llevamos otros proyectos interesantes como el museo del ferrocarril, la peatonalización de Fidel García y obras concretas en los barrios, derivadas de las reuniones con las asociaciones vecinales.

¿Le ha faltado al equipo de gobierno celeridad en la gestión de algunos temas?

La administración pública es lenta, independientemente de quien gobierne. En el debe solo está la piscina, es la espinita que tenemos clavada. Respecto al resto de cuestiones, por ejemplo, se han aprobado los pliegos de limpieza y autobuses, que tienen tramitaciones eternas por normativa, pero habría que preguntar a los vecinos si no es también celeridad contactar con la alcaldesa para transmitirle una queja, que te responda al momento, y que a los dos días esté resuelta.

Es muy activa en redes sociales, ¿la cercanía con la ciudadanía es quizá su punto fuerte?

Aunque algunos me critican creo que es muy importante esa cercanía porque nunca antes un alcalde había tenido disponibilidad plena para los vecinos. Hay muchos días que a las 12 de la noche aún estoy contestando al teléfono. Pero creo que esta legislatura ha tenido otros puntos fuertes, como que por tercer año consecutivo al Ayuntamiento se le reconozca con la excelencia en Servicios Sociales, porque junto al empleo, la atención a los más desfavorecidos es prioritario. Además hemos iniciado la conversión del antiguo Cervantes en biblioteca, un proyecto que muchos han querido pasar de puntillas, porque como ha salido bien, prefieren no hablar de ello.

En materia de empleo, ¿cuáles son sus planes para los próximos cuatro años?

Seguir apostando por Miranda Empresas, una iniciativa que el PP ha infravalorado todos estos años y ahora que llegan las elecciones se sube al carro. Todos los partidos quieren generar empleo, eso lo tengo claro, pero los únicos que decimos cómo hacerlo y lo estamos demostrando, somos nosotros.