Ocho años del primer título del 'Cholismo'

EFE
-

El 9 de mayo de 2012 el Atlético de Madrid ganaba al Athletic de Bilbao en la final de la Liga Europa el primer título de la 'era Simeone' y el cambio de rumbo de un equipo que camina por la incertidumbre y que se instaló en el éxito

Ocho años del primer título del 'Cholismo'

El primer título de la era del entrenador argentino Diego Pablo Simeone en el Atlético de Madrid, la Liga Europa ganada en 2012 al Athletic Club en el Estadio Nacional de Bucarest (Rumanía), cumple este sábado ocho años. Una fecha que marca el inicio de la etapa de éxitos del Cholismo.

Simeone, llegado a mediados de esa temporada para recoger un equipo errático, ubicado en la mitad de la tabla y eliminado de la Copa del Rey por un Segunda B (el Albacete), consiguió en apenas cinco meses pasar de las dificultades que revelaba la escuadra de Gregorio Manzano a festejar la segunda Liga Europa de la entidad.

En 123 días, los que transcurrieron desde su debut en el banquillo rojiblanco, el 7 de enero en un duelo liguero en La Rosaleda ante el Málaga (0-0), hasta la final de Bucarest, el conjunto rojiblanco pasó de la incertidumbre al éxito.

Un título que tuvo un claro protagonista: el delantero colombiano Radamel Falcao, artífice de los dos goles que desactivaron al Athletic del argentino Marcelo Bielsa, un conjunto que aquella temporada había deslumbrado con su juego y dejado por el camino al Manchester United inglés o el Schalke 04 alemán, entre otros.

El Atlético, que en su ruta a Bucarest había superado al Lazio italiano, el Besiktas turco, el Hannover 96 alemán y el Valencia, cuajó un final de temporada en el que no concedió una sola derrota en sus últimos nueve duelos oficiales, en los que cobró siete victorias. Una de ellas, la del Nacional de Bucarest.

La tarde de la capital rumana fue la tarde del Tigre, que desarboló al equipo del Loco Bielsa a los siete minutos, cuando el brasileño Diego Ribas le encontró libre entre el lateral Jon Aurtenetxe y el central Fernando Amorebieta.

Falcao recibió en carrera hacia el área, encaró a Amorebieta, quebró hacia afuera, hacia adentro, hizo una floritura y se sacó un zurdazo al palo largo de Gorka Iraizoz, imposible de detener para el meta del conjunto bilbaíno.

En apenas 30 minutos llegaría el segundo. Un robo del brasileño Joao Miranda sobre Amorebieta, tras un saque de falta rojiblanco, posibilitó la asistencia del turco Arda Turan para que el Tigre, al que el balón se le había quedado atrás, se rehiciera ante Aurtenetxe pisando el balón para girarse y encontrar el hueco para anotar con un nuevo zurdazo el tanto que casi sentenció el duelo.

Corría el minuto 34 del partido y Falcao había establecido su ley para dar su segunda Liga Europa al Atlético y el primer título de la 'era Simeone', que en aquella final alineó un once del que a día de hoy ningún jugador permanece en el Atlético. Solo Koke Resurrección, que salió en la segunda mitad, pervive en la actual plantilla.

El portero belga Thibaut Courtois encabezó aquella alineación; con Juanfran Torres, el brasileño Joao Miranda, el uruguayo Diego Godín y el brasileño Filipe Luis en defensa; Gabi Fernández y Mario Suárez en el doble pivote; Adrián López, el brasileño Diego Ribas (autor del 3-0) y el turco Arda Turan en las medias puntas; y Falcao en el ataque. El centrocampista argentino Eduardo Salvio, Koke y el defensor Álvaro Domínguez entraron desde el banquillo.

El Athletic jugó con Gorka Iraizoz; Andoni Iraola, Javi Martínez, Fernando Amorebieta, Jon Aurtenetxe (Ibai Gómez, m.46); Ander Iturraspe (Iñigo Pérez, m.46), Óscar De Marcos, Ander Herrera (Gaizka Toquero, m.63); Markel Susaeta, Íker Muniain y Fernando Llorente.

La de Bucarest fue la primera gran noche del Cholismo, a la que siguieron la Supercopa de Europa ganada al curso siguiente al Chelsea en Mónaco y la Copa del Rey obtenida en el Santiago Bernabéu ante el eterno rival. Al curso siguiente llegaría la Liga en la última jornada en el Camp Nou ante el Barcelona, y después una Supercopa de España, otra Liga Europa y otra Supercopa Europea.

Siete títulos en total, pero también con dos grandes decepciones, las finales de la Liga de Campeones perdidas ante el Real Madrid en 2014 y 2016, en una etapa, que es la más exitosa de la historia del club rojiblanco y que comenzó, tal día como hoy, hace ocho años en Bucarest.