Los eventos con más de mil asistentes contratarán vigilantes

I.E.
-
La Junta Local de Seguridad se reunió ayer en el Ayuntamiento. - Foto: Valdivielso

Los organizadores deberán elaborar un plan de emergencia en el que quede identificado un responsable

Cada año que pasa los Sampedros ganan en seguridad, al menos sobre el papel. Las obligaciones que el Ayuntamiento y la Subdelegación del Gobierno imponen a los promotores de cualquier evento cada vez son más duras. Para la presente edición los organizadores de actividades que congreguen más de 1.000 personas -también al aire libre- tendrán que disponer de un plan de seguridad, con lo que deberán contratar vigilantes de seguridad privada, según comentó ayer la concejala Gema Conde tras la reunión de la Junta Local de Seguridad celebrada para establecer el dispositivo policial de las fiestas patronales.
Así, los hosteleros que saquen las casetas a la calle deberán disponer de guardas privados. La mayoría del resto de eventos que tienen lugar en las fiestas los impulsa el propio Ayuntamiento -a través del IMC- por lo que será la Administración Local la que elabore esos planes de emergencias. Cualquier concierto, el mismo acto del Himno a Burgos o la cabalgata se hallan entre esas actividades. En ellos deberá aparecer la identidad de la pesona que se haga responsable de la actividad y que se encargue de las primeras gestiones si ocurre alguna incidencia y de telefonear a los servicios de emergencia y las fuerzas policiales si el percance se va de las manos.
Evidentemente, la Policía Local y la Policía Nacional estarán presentes en esos lugares, pero la redacción del plan de emergencia «es necesario según la Ley de Espectáculos de Castilla y León para esos eventos donde se reúnen más de un millar de personas». 
Los fuegos artificiales tienen su propio plan de autoprotección, que no difiere del de los últimos años. El IMC ya lo ha remitido a la Subdelegación del Gobierno y está previsto que sea aprobado esta misma semana.
El máximo representante del Ejecutivo central en Burgos, Roberto Saiz, explicó que España «sigue estando en nivel de alerta 4 con medidas adicionales por alerta antiterrorista». En este sentido, comentó que la Policía Nacional movilizará «todos los efectivos disponibles de la Brigada de Seguridad Ciudadana, incluida la Unidad de Prevención y Reacción (UPR)». 
Sobre la protección de las zonas peatonales para evitar el acceso a  cualquier tipo de vehículo que pudiera causar una masacre, sostuvo que «se controlarán con elementos móviles, sobre todo coches patrullas» con el fin de no convertir esos espacios en ratoneras en caso estampida.
Tanto Saiz como Conde resaltaron que este año los mandos de la Policía Local y de Comisaría mantendrán un encuentro todos las mañanas de los Sampedros «con el fin de coordinar sus acciones y para comentar cualquier tipo de incidencia extraordinaria que haya que atender».

 

Más en la edición impresa o aquí.