Las ayudas del ICO bajan un 70%

L.M.
-
Las ayudas del ICO bajan un 70% - Foto: Alberto Rodrigo

La causa está en el fácil acceso a los créditos. Las operaciones financiadas en Burgos han caído de 475 a 139 en un año, mientras que el montante ha bajado de 30 millones a 8,5

Durante los años previos a la crisis, en la primera década de siglo, acceder a un crédito para poner en marcha un proyecto empresarial era sencillo. Bastaba con ir a una entidad bancaria, explicar las intenciones y contratar la mejor financiación posible. Con la llegada de la recesión económica, las condiciones se endurecieron mucho, pero tras varios cursos con una mejoría notable, acceder con cierta solvencia de nuevo a un crédito a través de una entidad bancaria privada se está volviendo lo normal. Basta con comparar el número de operaciones que llevó a cabo el Instituto de Crédito Oficial durante los dos últimos años para darse cuenta de este avance. Según los datos facilitados por el ICO a Diario de Burgos, en 2018 se efectuaron un total de 139 operaciones de financiación en la provincia de Burgos, un 70% menos que las firmadas un año antes, 2017, cuando ascendieron hasta las 475.
«El ICO ocupó un papel determinante en la financiación empresarial durante los años más duros de la crisis para que autónomos y pymes pudieran llevar a cabo sus proyectos, movilizando un importante volumen de recursos hacia las empresas. Con la consolidación de la recuperación económica y la normalización de la oferta de crédito privado, la actividad del ICO ha evolucionado a niveles más acordes con su media histórica», apuntan fuentes del banco público, adscrito al Ministerio de Economía y Empresa, y que en la actualidad está dirigido por José Carlos García de Quevedo.
Si la reducción en el número de procedimientos ha sido notable, no es menos destacable la caída en el montante que ha destinado el ICO a la actividad de autónomos, pymes, empresas y emprendedores burgaleses, tanto en España -con dos líneas- como en el exterior -donde hay disponibles tres opciones de financiación distintas-. De los 29,67 millones de euros destinados a los proyectos de 2017 se pasó el año siguiente a ‘apenas’ 8,64. No obstante, las líneas que el Instituto de Crédito Oficial ha puesto en marcha este 2019 presentan numerosas mejoras en sus condiciones para adaptarse a las necesidades de financiación de las empresas. De esta forma, se han implantado medidas para simplificar la tramitación, los procedimiento y la gestión de las operaciones. «El ICO centra su estrategia en aportar valor añadido a la financiación empresarial, apoyando actividades que sostengan el crecimiento económico, la creación de empleo y el posicionamiento de las empresas en el exterior», apuntan.
Además, se han ampliado los períodos de carencia al cliente para las operaciones formalizadas a un plazo superior a 10 años, ofreciendo la opción de 3 años de carencia del capital. De esta forma se permite a las empresas una mayor adecuación de los plazos de financiación a sus planes comerciales y de expansión.

[más información en la edicón impresa]