Una gran pitada recibe al consejero de Sanidad

G.G.U.
-
Concertación vecinal en la Gerencia de Atención Primaria. - Foto: Luis López Araico

Antonio María Sáez Aguado está reunido ahora con los coordinadores de los centros de salud de la provincia "para escuchar", "conocer sus demandas" y tratar de encauzar el conflicto laboral de Atención Primaria, del que no hay precedentes en Burgos

Varios cientos de personas han acompañado con pitos, abucheos y peticiones de dimisión la reunión del consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, con los coordinadores de los centros de salud de la provincia en la gerencia de Atención Primaria. La reunión se convocó de urgencia, con motivo de la crisis laboral en la que está inmersa la atención ambulatoria, desde hace un par de semanas en la capital y desde hace años en el medio rural. La principal reclamación de los sanitarios es la implantación de medidas que pongan fin a la sobrecarga laboral en la que ejercen su profesión; es decir, que no les obliguen a hacerse cargo de los pacientes de los compañeros que están de baja o de vacaciones y, en el caso de la ciudad, que los médicos de cabecera de menos de 55 años no tengan que hacer 14 horas mensuales de guardia diurna en las Urgencias del centro de salud de Gamonal.

Sáez Aguado ha afirmado que acude con disposición de "escuchar", "conocer las demandas" y hacerles algunas propuestas a corto plazo. La primera, plantear que las acumulaciones de trabajo (hacerse cargo de los pacientes de los compañeros ausentes en jornada ordinaria) sea retribuida y, la segunda, ofrecer la constitución de un grupo de trabajo entre profesionales de la Gerencia Regional de Salud con sede en Valladolid y Burgos. Ha contestado con evasivas a la pregunta de si iba a cesar a la responsable de Atención Primaria en Burgos, Aser Morato.