Plaza Mayor

Martín García Barbadillo


El MEH tiene rock&roll

13/07/2020

Este periódico iba este domingo del MEH, que cumple 10 años. No es para menos, el Museo de la Evolución Humana ha supuesto un cambio bestial en esta ciudad: lo más antiguo nos ha convertido en los más modernos y nos ha puesto en el mapa. 

Las virtudes del lugar son múltiples. En primer lugar, ha convertido la ciencia en algo sexy. No nos engañemos, no  todo el mundo siente atracción por este tipo de conocimiento y el museo, y sus rumbosos codirectores, lo han convertido en algo cautivador, interesante y atractivo.

Más allá del aspecto puramente divulgador, se ha consolidado como un centro cultural de primerísimo orden en la ciudad. Esto igual no atrae turistas pero nos da mucha vidilla a los que vivimos en Burgos. De memoria, y la mía es pésima, puedo recordar haber visto y escuchado en su sala de conferencias a escritores que me encantan como Juan José Millás, Muñoz Molina, mi héroe, o Sergio del Molino. Y hay más; el MEH se ha convertido probablemente en la mejor sala de conciertos de la ciudad, en un momento en el que cada vez hay menos.

Cuando digo conciertos, hablo de rock&roll, por supuesto, y exprimiéndome las meninges me viene a la cabeza haber asistido a bolos de Lapido (de los enormes 091), Miguel Costas, voz de Siniestro Total, Sidecars, el maestro Josele Santiago, Los Coronas, Sex Museum, Los del Tonos o al menos su cantante Hendrik Röver...  y los que me habré perdido por mi doble condición de currela y padre de familia. Muchos  de estos conciertos han sido gratuitos o a precios muy baratos y han llenado de luz muchos jueves grises.

Esperemos que el próximo invierno burgalés todo vuelva a la normalidad, que aquí, ya es, disfrutar en el MEH. ¡Larga vida!

Salud y alegría.