La Junta deja en suspenso la celebración de campamentos

G. ARCE
-

La Consejería de Familia no da fechas y supedita cualquier decisión a la seguridad sanitaria de los niños participantes. Los viajes de idiomas al extranjero carecen de vuelos reservados y se enfrentan al cierre de fronteras

Foto de familia de los participantes en el campamento Inglés en los Sabinares, en Puentedura, con el burro Virutas en primer plano. - Foto: Karen Lezama

La Junta de Castilla y León mantiene en suspenso la celebración de todos los campamentos y colonias para niños previstos en la ciudad y en el resto de la provincia durante los meses de julio y agosto. Supedita su desarrollo a la decisión de las autoridades sanitarias nacionales y regionales y a que se den las condiciones seguridad oportunas en los actuales momentos de pandemia. A día de hoy, esta oferta educativa y de ocio se mantiene viva, pues se prevé que en julio haya finalizado el plan para la desescalada, pero las fechas aún no están cerradas.

Miles de familias están pendientes de la cancelación o no de los campamentos y colonias, pues suponen una de las actividades de ocio que mejor permiten la conciliación de la vida profesional y familiar durante los meses de verano y a la vez una experiencia vital para los más pequeños. Referentes en este ámbito, como las fundaciones Caja de Burgos y Cajacírculo, han decidido retrasar el periodo de inscripción al máximo a estas actividades hasta ver qué decisiones se adoptan al respecto. 

La primera entidad mueve más de 1.600 niños cada verano en sus campamentos urbanos (sin pernocta, durante los meses de julio y agosto) y  los ‘Días sin cole’ (sin pernocta en junio y septiembre). En la actividad ‘Descubre Valores’ (sin pernocta en julio) y en las colonias en el Palacio de Saldañuela, que se celebran en julio y disponen de 192 plazas.

Chapuzón en la piscina de las colonias de Saldañuela. Chapuzón en la piscina de las colonias de Saldañuela. - Foto: Igor Gonzalo

Esta oferta se mantiene, aunque los plazos de inscripción de los participantes se han tenido que retrasar porque justo coincidieron en el momento del confinamiento por la crisis sanitaria. «Comunicaremos las fechas de inscripciones tan pronto como conozcamos las medidas establecidas por las autoridades sanitarias, tras la crisis sanitaria derivada del coronavirus, para que la salud de los participantes esté garantizada», señalan desde la entidad.

Cajacírculo prevé acoger a más de 250 chavales en el V Campus de Fútbol Club Deportivo Juventud del Círculo que se desarrolla a lo largo del mes de julio en Burgos. Esta fundación ha decidido también esperar hasta el último momento para realizar esta actividad e incluso está barajando activar otro tipo de actividades de apoyo para las familias, siempre y cuando lo permitan las medidas de seguridad sanitaria.

Ninguno de los organizadores consultados oculta el complejo panorama al que se enfrentan, no solo por el temor lógico de las propias familias por la salud de sus hijos, sino por las condiciones de aforo y medidas de seguridad e higiene que serían necesarias en el caso de celebrarse los campamentos o las colonias. De hecho, tampoco hay un criterio cerrado en cuanto al uso de piscinas y zonas de baño, uno de los platos fuertes de estas citas veraniegas. Los días previos a julio se prevén complejos y de múltiples gestiones.

En la localidad de Puentedura siguen en marcha los campamentos de verano 'Inglés en los Sabinares', organizados por el Hotel Bioclimático Sabinares del Arlanza. Su promotora, Karen Lezama, asegura que buena parte de las plazas de los 4 turnos están ya cubiertas y que continúan recibiendo inscripciones. En total, son 240 niños (40 por turno) cada verano y ya van diez años. 

«Estamos en contacto permanente con la Junta y nos han dicho que continuemos con las gestiones a la espera de lo que se decida finalmente. Seguimos inscribiendo niños, pero ya no cobramos un depósito previo. La situación es la que es…». 

Karen no duda que se enfrenta a su año más complicado. Cree  que aquellos campamentos que dependan del alquiler de edificios e instalaciones lo tienen difícil para celebrarse este verano. «Nosotros, afortunadamente, disponemos de mucho espacio propio para distribuir a los niños en el caso de que establezcan aforos limitados. En cualquier caso nos adaptaremos a lo que venga, para nosotros la salud es lo primero».

Viajes de idiomas. El panorama es, si cabe, mucho más incierto en el ámbito de los viajes al extranjero para aprender idiomas, que también ocupan a varios cientos de jóvenes durante los meses de julio y agosto. Las familias y los organizadores también están a la espera de acontecimientos (a nivel nacional e internacional) y temen que este año quede en blanco pues el periodo fuerte de contratación de estos viajes ha coincidido con los meses de confinamiento (febrero, marzo y abril). 

La decisión de aprobar o no estos desplazamientos dependen de varias autoridades, y no solo de las españolas. 

Asimismo, explican los promotores, no se han podido cerrar los vuelos porque los principales destinos en estas fechas (Gran Bretaña, Irlanda, Estados Unidos y Canadá) mantienen las fronteras y aeropuertos cerrados e incluso se está implantando la obligación de cuarentenas a la entrada a los países.