Más de 160 comercios se apuntan al reparto a domicilio

H.J.
-

El envío personalizado está siendo una tabla de salvación para negocios de toda la provincia  que de otra forma no habrían tenido ningún ingreso hasta que han podido abrir con cita previa

Rocío Saiz, de la zapatería Calzaditos, especializada en el público infantil y que está en la calle Salas.  - Foto: Luis López Araico

Hace once años que Rocío Saiz se embarcó en la aventura de las ventas por internet desde su pequeña zapatería de la calle Salas. Entonces, dicen, la tachaban casi de loca y en los bancos se sorprendían de que alguien quisiera apostar por algo así. Haber tomado aquella decisión le está permitiendo ahora mantener un mínimo de ingresos.
"Nunca me había alegrado tanto de tener un comercio online", explica ahora esta burgalesa, cuyo establecimiento aparece en el número 1 de los 163 establecimientos de la provincia que reparten a domicilio y que hasta esta semana se habían apuntado en la página web que la Junta de Castilla y León ha puesto en marcha para darlos a conocer.
Ella no sabía que estaba la primera en esta extensa lista, se sorprende mucho al conocerlo y dice que se enteró de la existencia de este escaparate virtual a través de la página de Facebook ‘Comercio de Burgos’, detrás de la cual está la Cámara de Comercio.
Amelia Conde, en su establecimiento de Música 75 ubicado en la calle Severo Ochoa.Amelia Conde, en su establecimiento de Música 75 ubicado en la calle Severo Ochoa. - Foto: Luis López AraicoEn Gamonal encontramos otro ejemplo curioso. Es el de Música 75, un comercio dedicado a la venta de instrumentos musicales y libros. Amelia Conde, su propietaria, cuenta que cuando conoció la posibilidad de apuntarse "no veía la forma de poder hacer algo, porque estar con las manos atadas es terrible para un comerciante". No tiene portal de venta por internet, aunque es muy activa en la red social Facebook, y aunque sea a domicilio está abierta a que la llamen en cualquier momento para reponer una cuerda de un violín o un ukelele, una caña para un instrumento de viento o para repartir los libros necesarios para quienes necesitan seguir estudiando sus partituras en estos días. Recuerda, además, que "quien mantiene viva la ciudad no es Amazon sino el comercio de proximidad".
Los ejemplos de Rocío y Amelia son un tanto peculiares en el listado de sectores que permite filtrar la web autonómica (pueden encontrarlos poniendo en su buscador de internet "comercios a domicilio en Castilla y León"). Se llevan la palma las carnicerías, con 38 entradas, los establecimientos de bebidas con 13, las pescaderías con otras tantas, las tiendas de alimentación con 12, los supermercados con 11 y las floristerías y tiendas de mascotas con una decena. Por debajo de ellas la lista es infinita.
Tal y como corresponde a su población y tejido comercial, la capital burgalesa acapara la gran mayoría de los establecimientos con un total de 97 (un 60%). Le sigue curiosamente Lerma, con 19, muy por delante de los 6 de Aranda de Duero, los 5 de Belorado y Briviesca o los 4 de Medina de Pomar y Miranda de Ebro. 
más animado en abril. Después de muchas semanas con los comercios cerrados, las necesidades de los compradores van saliendo a flote y ya no hay la misma actitud de contención monacal que al principio. "En marzo se notó muchísimo y no había compras, pero en abril ha mejorado y siempre surgen cosas", explica Rocío Saiz. En su caso, por ejemplo, recuerda que hay niños que han empezado a caminar durante el confinamiento y que necesitan calzado para garantizar el desarrollo de los pies.
Y la gente también está gastando muchas zapatillas de estar en casa", recuerda sin que nadie pueda llevarle la contraria ante algo que cualquiera puede experimentar en sus propias carnes. Cuando los envíos son en Burgos capital ella misma se encarga de llevarlos a las casas de los clientes. Algunos que no están acostumbrados a comprar por internet hasta le preparan el dinero para dárselo en mano, dentro de una bolsita, en el momento que les entrega el calzado desde el rellano. Cuando se lo piden de fuera contrata a una empresa de mensajería para que se los lleve y explica para los reticentes: "La gente decía al principio que los repartidores corren riesgos y se están exponiendo para compras no imprescindibles, pero hay que darse cuenta de que ellos también son autónomos y estarán deseando trabajar". 

Más de 160 comercios se apuntan al reparto a domicilio
alerta sanitaria | supervivencia de los pequeños empresarios
Amelia Conde, en su establecimiento de Música 75 ubicado en la calle Severo Ochoa. / FOTOS: LUIS LÓPEZ ARAICO
Tras la capital, llama la atención que sea Lerma la segunda localidad con más inscritos 
Rocío Saiz, de la zapatería Calzaditos, especializada en el público infantil y que está en la calle Salas.