Denuncian un vertido que cubre de espuma el río Cardeñadijo

J.D.M.
-
Denuncian un vertido que cubre de espuma el río Cardeñadijo - Foto: Luis López Araico

Vecinos de la zona alertaron a la Policía Local y varias patrullas acudieron al colector junto a la BU-800. Técnicos de Aguas tomaron muestras para conocer el origen de la sustancia

A su paso por uno de los colectores que atraviesan la BU-800 a la entrada a Burgos, las aguas del río Cardeñadijo bajaban este jueves cubiertas por una densa capa de espuma blanca. Uno de los propietarios de las tierras próximas al arroyo, preocupado por la posible contaminación de sus terrenos, alertó a la Policía Local y varias patrullas acompañaron ayer por la tarde a los técnicos del Servicio de Aguas al lugar, donde comprobaron los hechos y tomaron muestras para conocer si la sustancia era o no tóxica y su procedencia, algo que se sabrá en los próximos días. Aunque se desconoce el origen del citado vertido, según fuentes consultadas todo apunta a alguna de las industrias ubicadas en el polígono Monte de la Abadesa.
No es la primera vez que las aguas del río Cardeñadijo, que en algunos tramos fluye en paralelo a la Vía Verde, bajan alteradas por algún producto, como reconocen desde la Asociación de Vecinos Nuestro Barrio. Hace algunos años el Ayuntamiento ya tuvo que intervenir para solucionar un problema con los gases procedentes del vertedero que se colaban en las viviendas de la zona de Pisones a través de los sifones. En esta ocasión, los representantes de Nuestro Barrio no tuvieron conocimiento.
Lo cierto es que no es inusual ver a agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil tomando muestras de las aguas para comprobar si contienen o no sustancias contaminantes.
En julio de 2006, una avería en un depósito industrial de la Cooperativa Avícola, ubicada en el polígono del Monte de la Abadesa, tiñó de naranja las aguas del río Cardeñadijo. Entonces, alertados de inmediato por los técnicos del Servicio de Aguas, los responsables de la empresa procedieron al arreglo y la limpieza de sus instalaciones y echaron agua limpia al cauce y al colector para diluir el producto vertido, que se determinó que no era tóxico.