scorecardresearch

El Jueves Loco briviescano se adelanta al Black Friday

S.F.L.
-

Más de una veintena de negocios de la ciudad se suma a la campaña -que continúa hoy- en plena desaceleración de consumo, con descuentos más agresivos que en anteriores anualidades de hasta el 60% para impulsar las ventas

El Jueves Loco briviescano se adelanta al Black Friday - Foto: S.F.L.

«Ya tengo jamón para Navidad», comentaba Jesús en la puerta de la charcutería La Encina a un amigo. «Aunque con lo bueno que está no sé si llegará para entonces», añadía entre carcajadas. El hombre volvió a mirar el cartel de la oferta y se decidió a entrar. Apenas quedaban media docena en cada depósito y Ameli, una de las dependientas, pronto tendría que dar parte a Jamones Sanz para llenar la despensa. El teléfono del establecimiento no paró de sonar desde el lunes. Los clientes no quieren quedarse sin la paletilla ibérica de cebo y muchos hacen su reserva desde casa. «Hay que reconocer que la gente se anima a comprar gracias a esta campaña porque se ahorran bastante dinero», manifestó la vendedora.

En Briviesca, los vecinos no esperan tanto la llegada del Black Friday como la del Jueves Loco, una jornada ideada por la Asociación de Comerciantes y Hosteleros La Bureba que desata la locura entre los vendedores, que apuestan por ofrecer algunos de sus productos a precios más reducidos con el fin de incentivar el consumo, a pesar de que este año afrontan uno de los de mayor incertidumbre condicionado por el contexto inflacionista. En la mercería-lencería Eva han tirado la casa por la ventana y rebajado productos hasta a mitad de precio. De ello se hicieron eco desde bien temprano las clientas más fieles, que hicieron cola hasta la calle para conseguir la mejor ganga. «Necesitar, no necesito nada, pero tampoco está de más pegarse un caprichillo», exponía Laura mientras esperaba su turno.

Igual opinaba María Luz, que indecisa sobre que 'trapos' elegir en la boutique de Trazos, acabó con más peso en los brazos que en una clase de Crossfit, eso sí, cambiando las mancuernas por jerséis, sudaderas y un sinfín de prendas. Avelina, la propietaria de la tienda, confía enormemente en la campaña y asegura que en su caso ha vendido «más artículos de temporada que en liquidez». No obstante, el cartel de descuentos de hasta el 60% invitó a los briviescanos a echar un vistazo.   

Sin embargo, y a pesar de la publicidad que se ha dado durante días, les hay que todavía no se han enterado de que pueden adquirir ropa, productos para el hogar, plantas, herramientas e incluso arreglarse las uñas a un precio más económico. También hay vecinos como Berta que tuvieron que gastar unos euros por fuerza mayor, sin tener en cuenta las promociones. 

Javier Santaolalla, presidente de la agrupación que ha lanzado la campaña, que continuará hoy y en algunos casos se alargará durante el fin de semana, se muestra  encantado de que cada año participen más negocios -empezaron cuatro o cinco- y manifiesta que «nos encontramos en un momento inédito en el que la oferta pide vender más caro y la demanda comprar más barato. Hay que aplaudir que los pequeños comercios apuesten por el Jueves Loco y se arriesguen para agradecer y bonificar a los compradores, residan o no en la ciudad».