La Academia de Ciencias de EEUU incorpora a García-Sastre

DB
-

El biólogo burgalés recibe una de las mayores distinciones internacionales. Hace unas semanas fue investido doctor honoris causa por la UBU. Es especialista en gripes y virus

La Academia de Ciencias de EEUU incorpora a García-Sastre - Foto: Jesús J. Matías

El profesor del departamento de Microbiología y director del Instituto de Salud Global y Patógenos Emergentes de la Escuela de Medicina Monte Sinaí de Nueva York, el burgalés Adolfo García-Sastre, ha sido elegido miembro de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos por sus continuos y distinguidos logros en el campo de la virología. Su nombramiento se produce solo un mes después de ser investido doctor honoris causa por la Universidad de Burgos.
Se trata de una de las mayores distinciones internacionales en el ámbito científico, de la que forman o han formado parte tan solo nueve académicos españoles (Ginés Morata, Juan Luis Arsuaga, Mariano Barbacid, Antonio García- Bellido, Francisco Guinea, Ramón Margalef, Andreu Mas-Colell, Severo Ochoa y Margarita Salas) y algún otro más con la doble nacionalidad como Joan Massagué, según informa la institución docente local.
Durante los últimos 25 años, su objeto de investigación se ha centrado en la biología molecular de la gripe y otros virus, un área de estudio a la que se acercó durante la realización de su tesis doctoral en la Universidad de Salamanca. Posteriormente, se trasladó a Estados Unidos a desarrollar su carrera científica logrando reconstruir el virus de la gripe de 1918, que causó millones de víctimas siendo Burgos una de las ciudades que registró mayor tasa de mortalidad.
A lo largo de todo este tiempo ha conseguido más de medio centenar de patentes para el desarrollo de vacunas, antivirales o vectores antitumorales. Precisamente, su reto está en lograr una vacuna universal contra la gripe, para lo que su equipo ha dado ya pasos importantes con buenos resultados en animales que se probarán también en humanos. Nacido en Burgos en 1964, suma a sus recientes nombramientos los de miembro de la Academia Estadounidense de Microbiología, de la Sociedad Internacional de Vacunas o la Academia Española de Farmacia.