La venta de miel cae a la mitad en tienda y crece online

A.C.
-

Los principales apicultores lo achacan a la pérdida momentánea de los clientes vizcaínos, que no han podido desplazarse a sus segundas residencias debido al estado de alarma

La venta de miel cae a la mitad en tienda y crece online

Los apicultores se encuentran en el grupo de trabajadores cuya actividad no se ha detenido ni un solo día desde que se decretó el estado de alarma. Su actividad, ligada al sector de la alimentación, se encuentra entre las esenciales, pero las ventas de miel de brezo, el producto estrella en Las Merindades, han caído para algunos incluso a la mitad. DB ha hablado con los principales profesionales de la comarca y la mayoría coinciden en que este descenso viene dado por el hecho de que los propietarios de segundas residencias, principalmente vizcaínos, llevan ya muchos fines de semana sin poder desplazarse a Las Merindades y adquirir este rico manjar.
Por el contrario, Yolanda Martínez, de Api-Espinosa, ha visto como la caída de ventas en tienda se ha compensado, al menos en parte, con el incremento en otro canal de venta, el online. El confinamiento al que obliga la alerta sanitaria y la imposibilidad de salir de las grandes ciudades ha conllevado que nuevos clientes de Madrid, Barcelona, Santander o Bilbao hayan adquirido su miel y la estén catando por primera vez. El incremento de la venta por internet hace pensar a Martínez en la posibilidad de conservar estos nuevos clientes en el futuro.
Ángel Nava, quien cuenta con 25 puntos de venta en Las Merindades y Cantabria, admite que lo habitual es que la demanda esté por encima de la oferta de miel que puede suministrar, a pesar de ser uno de los mayores productores de Las Merindades. Por ello considera que lo que está sucediendo es solo "un aplazamiento de las ventas", pero llegarán. En su caso no ha apostado por la venta online, porque tiene "todo el producto comprometido con puntos de venta físicos" y confía en acabar con todo lo recolectado la pasada campaña. Mientras, Ángel de la Fuente suma otro factor a la pérdida momentánea de clientes vizcaínos. En su caso, la mitad de sus puntos de venta son negocios de hostelería han tenido que cerrar sus puertas.
el enemigo, la varroa. En estos días, en que las lluvias y el calor de la primavera prometen una buena campaña, si el verano acompaña y la sequía no se deja ver por la comarca, los tres apicultores comparten el mismo y principal enemigo, la varroa. Este ácaro parásito enferma mortalmente a las abejas. Martínez lamenta que se está haciendo cada vez más resistente a los tratamientos farmacológicos y los ecológicos "son muy caros". Nava considera la varroa el principal problema del sector y no se atreve a avanzar como evolucionará esta campaña, porque la miel se recoge en septiembre y queda mucho por delante. Mientras, resta importancia a la avispa asiática, que este año aún no se ha dejado ver y que el pasado año quedó diezmada por las heladas tardías de mayo. Yolanda Martínez ya está trampeando en busca de reinas, mientras Nava ha puesto algún sensor y trampas en un par de sitios, aunque considera que el trabajo importante ha de hacerse en otoño.