Apenas un 10% de hipotecados se podrá acoger a la moratoria

L.M.
-

La Asociación de Usuarios Financieros alerta que será muy complicado que los ciudadanos cumplan con los cuatro requisitos que se exigen para que se pueda demorar el cumplimiento de sus obligaciones

Según la última estadística del INE, en la provincia de Burgos se registraron el año pasado 3.892 hipotecas sobre viviendas. - Foto: Luis López Araico

Muchas familias con problemas económicos vieron en el anuncio del Ejecutivo de la moratoria hipotecaria un alivio de su carga fiscal, especialmente en un momento de parón en la práctica mayoría de los centros de trabajo, lo que se traduce en una reducción drástica de los ingresos de muchas personas. El pago mensual de los préstamos adquiridos con entidades bancarias es uno de los compromisos más costosos a la hora de cerrar cada mes, y el Gobierno anunció su intención de poner en marcha una norma que ya aplicó Italia hace unas semanas. Sin embargo, para poder acceder como beneficiario, hay que cumplir hasta cuatro requisitos que según al Asociación de Usuarios Financieros (Asufin) apenas el 10% de los posibles favorecidos podrán ser agraciados. El resto quedaría excluido por no cumplir de manera simultánea con los cuatro supuestos y al albur de alternativas financieras con cobro de intereses o productos vinculados. El estudio se ha realizado extrapolando datos de todo el territorio nacional, por lo que desde Asufin aseguran que el porcentaje rige igual para todas las provincias de España.

La primera de las obligaciones que exige el Estado es la de que el deudor se encuentre en paro o con una pérdida sustancial (-40%) de los ingresos o ventas en el caso de los empresarios o autónomos. Según el estudio elaborado por la asociación, el 82% de las familias podrían verse incluidas dentro de esta medida. Un porcentaje mucho menor, que desde Asufin cifran en apenas la mitad, estaría en disposición de cumplir con el tercer requisito, basado en que puedan acreditar que las cargas hipotecarias y los suministros básicos ya suponen el 35% o más de los ingresos de la unidad familiar. Uno de cada tres domicilios cumplen con el segundo, tener unos ingresos familiares que no superen tres veces el IPREM (1.613 euros), mientras que solo un 20% han visto multiplicado por 1,3 el esfuerzo en asumir la carga hipotecaria. 

quejas. "Los requisitos para solicitar la moratoria son excesivo", denunciaron ayer desde OCU, que alertaron que "la complejidad para saber si el usuario tiene derecho o no a la moratoria puede acabar pasándole factura y teniendo que asumir el pago de daños, perjuicios y gastos si se comprueba que no tenía derecho a ella". Desde la propia Asufin indican que alrededor del 74,5% cumple con alguna de las condiciones, pero no en su totalidad. Algunos solicitantes, el 3%, cumplirían con todos los requisitos pero quedarían expulsados de la ayuda ya que la situación de vulnerabilidad presentada es anterior a las circunstancias de emergencia sanitaria del coronavirus.

La moratoria de vivienda se ha podido solicitar a la entidad financiera con la que cada burgalés -o ciudadano español- tenga contraída su hipoteca desde el jueves 19 de marzo hasta 15 días después del fin de la vigencia del Real Decreto-Ley. Una vez solicitada, el banco debe implementar la moratoria (si se cumplen los requisitos) en un máximo de 15 días. Durante el periodo de vigencia, la entidad acreedora no podrá, en ningún caso, exigir el pago de la cuota, así como de ninguno de los conceptos que puedan incluirse dentro de la misma, tales como la amortización del capital o el pago de los correspondientes intereses. "La hipoteca se ‘congela’, es decir, no se pagan cuotas ni se generan intereses durante un plazo de tres meses, que podrá ampliarse por acuerdo de Consejo de Ministros", sentencian desde OCU.