Muere una mujer de 34 años tras recibir una paliza de su expareja

DB
-

Silvia Plaza Martín, vecina de la zona sur, fue brutalmente agredida en la madrugada del domingo en las traseras de la calle Candelas, en Gamonal. La Policía detuvo al presunto agresor, extranjero, en un piso de la capital.

Muere una mujer de 34 años tras recibir una paliza de su expareja

Burgos podría sumar una nueva víctima a la negra lista de mujeres que han sido asesinadas en lo que va de año a manos de sus parejas o excompañeros. Silvia Plaza Martín, una burgalesa de 34 años vecina de la zona sur, fallecía este domingo tras recibir una brutal paliza, propinada por su expareja en las traseras de la calle Candelas, en el barrio de Gamonal.El presunto agresor ya ha sido detenido y la Policía Nacional investiga esta muerte violenta, las circunstancias en las que se ha producido y su motivación, tal y como han confirmado fuentes conocedoras del caso, para determinar si se trata de un caso de violencia de género, como todo parece indicar.Los hechos se produjeron entre la una y media y las dos de la noche del sábado, en la calle San Antón, en las traseras del Bar Candelas, establecimiento que es frecuentado por latinoamericanos. Al parecer, la víctima y su ex se encontraron en esa zona y pudieron entablar una fuerte discusión, tras la cual el hombre la agredió brutalmente. Un vecino, tras escuchar los gritos de la mujer, dio aviso a la Policía, momento en el que el agresor, de nacionalidad extranjera, huyó del lugar.Fuentes próximas a la investigación señalaron a este periódico que se intentan conocer las razones que llevaron a la joven Silvia Plaza hasta el lugar de los hechos (si había quedado con él o fue un encuentro casual) y qué ocurrió momentos antes de la agresión. Lo único que se sabe hasta el momento es que el hombre la golpeó repetidamente en distintas partes del cuerpo hasta dejarla prácticamente inconsciente.La mujer fue trasladada hasta el Hospital Universitario de Burgos, donde a lo largo de todo el domingo fue sometida a varias intervenciones, pero la gravedad de las lesiones que sufría provocaron su fallecimiento en torno a las nueve de la noche. Antes de esa hora, en torno a media tarde, la Policía Nacional ya había detenido al excompañero de la víctima en un piso de la capital burgalesa, si bien se desconoce si esa vivienda es donde él reside habitualmente o pertenece a algún amigo.El presunto agresor fue trasladado a dependencias policiales, donde permanecerá hasta pasar a disposición judicial. Fuentes cercanas al caso precisaron que varios agentes que en la Comisaría de Burgos se ocupan de las investigaciones de los casos de violencia de género se incorporaron en la jornada dominical a su trabajo para hacerse cargo de esta muerte violenta y analizar las circunstancias que la rodean, la relación entre el autor de la agresión y la víctima y los posibles testigos que pudo haber durante los hechos.Anoche, en la zona en la que se registró la paliza apenas había movimiento alguno y las pocas personas que circulaban por el lugar no quisieron hablar de lo ocurrido. Tampoco en la zona sur (la víctima residía en la calle Calleja y Zurita) ninguno de los vecinos consultados por este medio tenían conocimiento del dramático suceso ni reconocía a la persona fallecida. El funeral de Silvia Plaza se celebrará mañana martes, a las 10.15 horas, en la capilla del tanatorio de la funeraria San José.