scorecardresearch

Briviesca pedirá un crédito para acabar la Casa Salamanca

S.F.L.
-

El alcalde quiere zanjar el futuro del edificio antes del fin de la legislatura y que se actúe solo en una fase

Las obras en el histórico edificio llevan paradas desde hace casi siete años. - Foto: S.F.L.

El porvenir de la Casa Salamanca continúa siendo un interrogante en el municipio de Briviesca. A falta de conocer si el proyecto tendrá cabida en la solicitud de fondos europeos o de alguna otra subvención de carácter nacional, regional o provincial, el alcalde de la ciudad, Álvaro Morales, asegura que en el caso de que «no llegue financiación externa nos tendremos que sentar, debatir y pedir un crédito». 

Tras casi siete años de parón en las obras y 2,3 millones de euros invertidos -quedan alrededor de otros 3 para terminar la reforma- el regidor peleará para que «este asunto se cierre antes de que termine la legislatura. Y no me refiero a las obras, sino a optar por la decisión más acertada para afrontarlas porque no tiene ningún sentido que este edificio siga así», aclara. La otra opción que baraja el político es la de «incorporar remanente de crédito y asumir los costes».

El Consistorio adquirió el histórico inmueble, vivienda de particulares durante décadas, en 2002 por un importe de 456.769 euros, con el objetivo de dotar a la localidad de un espacio óptimo y suficientemente amplio en el que celebrar eventos culturales mediante la construcción de un teatro.  Sin embargo, el alto presupuesto requerido para ello entorpeció el inicio de las obras, que quedaron aparcadas hasta 2007. 

Durante dos años, alumnos de una escuela taller ejecutaron labores de limpieza y consolidación pero otros asuntos obligaron a paralizar de nuevo el proyecto, que se retomó en 2013, cuando el regidor de la capital burebana por aquel entonces, José María Ortiz, asignó una partida de 400.000 euros para continuar con los trabajos. Por aquel entonces ya se habían realizado dos intervenciones para evitar daños estructurales que ascendieron al millón. A día de hoy, en torno al 75% de las actuaciones se han ejecutado y solo quedaría la tercera fase.

El ‘abandonado’ edificio también ha sido víctima de los ladrones, que el pasado invierno provocaron daños para acceder al interior y para sustraer el material que ascendían a una cantidad importante de dinero, aunque el Ayuntamiento nunca ha desvelado el importe. 

Antes de comenzar con las últimas labores, el alcalde afirma que primero deberán subsanar los problemas de filtraciones de agua. Una vez solucionados, «veremos como afrontamos la obra, que pretendo que se ejecute en una sola fase», aclara. Ni el Gobierno liderado por Asamblea Briviesca (2015-2019) ni por el PSOE (2019 hasta día de hoy) ha destinado una partida en los presupuestos para la intervención.