La inoperancia municipal amenaza con cerrar el Hangar

R.P.B.
-
Imagen de una final del UBUlive, festival celebrado en el Hangar - Foto: Patricia

El 1 de julio concluye el contrato de sus actuales gestores y nada se sabe del nuevo pliego

Vergüenza.Incertidumbre. Decepción. Indignación. Olvido. Problemas. Trabas... Son palabras que se repiten en el discurso de Miguel Ángel Tudanca, Pinky, director artístico del Centro de Creación Musical Hangar Burgos, cuya gestión concluye el 1 de julio sin que a estas alturas se sepa nada del nuevo pliego anunciado hace unos meses por el Ayuntamiento, hecho revelador de ciertas cuestiones alusivas a un lugar tan especial: desinterés absoluto por este espacio cultural y desconocimiento total del funcionamiento de una sala de conciertos, cuya programación -disculpen la obviedad- debe diseñarse con muchos meses de antelación ateniéndose a las giras de grupos y solistas.

«Quedan menos de dos meses para la finalización del contrato y no tenemos ninguna noticia, ni del nuevo pliego ni de ningún concurso público. Y claro. Tenemos un problema de fechas muy gordo. Los conciertos de otoño de las giras nacionales ya están programados casi en su totalidad, porque se deben cerrar con meses de antelación. Y en el circuito ya está la gente inquieta, nos están preguntando si cuentan con nosotros o no. La incertidumbre es enorme, para todos, incluidos los trabajadores del Hangar, que son en torno a una veintena», explica Pinky.

«Por responsabilidad, para que no se pierda toda la inercia del trabajo realizado en estos diez años, hemos solicitado un año de prórroga, para que les dé tiempo a hacer las cosas bien y la nueva gerencia no llegue y se encuentre esto como un solar. Pero ni a eso nos han respondido. Ninguna respuesta por ni ninguna parte. Y eso que debería haber salido de ellos», apunta el gestor de El Hangar. «Decidieron por su cuenta realizar un nuevo pliego, sin tener en cuenta el trabajo realizado en estos diez años. Un trabajo del que estoy muy orgulloso. Creo que no son formas de hacer las cosas. Por desgracia, el esfuerzo y el trabajo de diez años se pueden perder en dos meses. Si cierras la sala, desapareces del mapa, del circuito y de todo. Y no es fácil que una ciudad comoBurgos esté en el circuito nacional e internacional».

«La situación es de absoluta incertidumbre. Y de que todo el trabajo realizado en este tiempo se pierda. Las cosas no se hacen así», subraya Pinky, quien tiene claro que, salga cuando salga y sea como sea ese nuevo pliego, no optará a repetir gestión al frente del Hangar. Tiene sus motivos, más allá de esta última cuestión que le está trayendo por la calle de la amargura. «Cerramos un ciclo. Porque, además, en estos diez años hemos visto cómo, en lugar de ayudarnos a seguir creciendo, en lugar de apostar por la ciudad, lo único que han hecho desde el Ayuntamiento ha sido entorpecer nuestra gestión por todos los medios que han podido».

(Artículo completo en la edición de hoy)