Ilusión e incógnitas en el estreno azulón

CARMELO PALACIOS / VALENCIA
-

El San Pablo debuta hoy ante el Zaragoza en un encuentro transcendental en el devenir de la fase final. Álex Barrera no participará en el partido por culpa de unas molestias en la espalda

La expedición del San Pablo espera para pasar el control de seguridad antes de entrar a L’Alquería a entrenar. - Foto: Valdivielso

El San Pablo regresa a la competición cien días después de aquel partido en el Coliseum que le clasificó para los cuartos de final de la Champions. Mucho ha llovido desde entonces. Dos meses confinados, una pandemia entre medias, bajas inesperadas y una preparación exprés para jugar la fase final extraordinaria de la Liga Endesa, que se está disputando estos días en Valencia.

Pese a lo surrealista del escenario, el conjunto burgalés afronta con una enorme ilusión la que será su primera participación en un play off por el título de la ACB y ya espera con el cuchillo entre los dientes a su primer rival en el Grupo B: el Casademont Zaragoza. El choque de hoy (21.30 horas/MD) ante los maños será el primero de los cinco que dispute (Real Madrid, Gran Canaria, Valencia y Andorra) y resultará clave para mantener viva la llama de las semifinales. 

La incertidumbre será la nota dominante en el estreno azulón. Sin haber disputado un duelo en cien días y con pocas semanas para readaptar el cuerpo tras el encierro, las incógnitas sobre cómo responderá el equipo se ciernen sobre Joan Peñarroya. No es el único. Todos los entrenadores se enfrentan al mismo dilema, aunque las plantillas largas tienen más de dónde elegir.

El técnico catalán no podrá contar con Earl Clark, el que hasta ahora había sido el ‘jugador franquicia’ de la plantilla, ya que se marchó a Estados Unidos al principio de la pandemia y acabó llegando a un acuerdo con el club para su desvinculación. Tampoco entró en la lista de convocados para Valencia Goran Huskic, a quien han preferido no forzar después de más de medio año lesionado, y Álex Barrera es baja segura para los primeros partidos y es probable que no llegue a debutar por molestias en la espalda.

La buena noticia ha sido la incorporación a última hora de Pablo Aguilar, un ‘4’ de mucho talento que, sin embargo, lleva sin competir un año por culpa de una lesión de muñeca.  Su rendimiento se suma a la lista de incógnitas.

Ante esta tesitura, Peñarroya ha tenido que tirar de la cantera y ha dado la oportunidad a los jovencísimos Marc García, Alberto Alonso y Oliver Bieshaar, quienes completan una expedición de 14 hombres. Dos de ellos entrarán hoy en la convocatoria de 12 jugadores.

El puesto de base está bien cubierto con Ferran Bassas y Bruno Fitipaldo, mientras que el exterior lo forman Thad McFadden, Alex Barrera y un Vítor Benite que está llamado a ser el líder del equipo en esta fase final y también durante la próxima campaña. Sus números y su profesionalidad le avalan. La línea de fuera la completará Miquel Salvó, que es versátil a la hora de jugar de ‘3’ y de ‘4’, pero todo apunta a que actuará de alero alto.

Por dentro, el San Pablo mantiene a Augusto Lima como su principal pilar en el puesto de pívot, aunque su pareja de baile habitual cambiará por la ausencia de Clark. Se espera que Jasiel Rivero disponga de muchos minutos al ‘4’, donde Peñarroya también cuenta con Javi Vega y el recién llegado Pablo Aguilar. La lista la completa Dragan Apic, un hombre que aún tiene cosas por demostrar.

Enfrente, el Zaragoza llega a la fase final como una sombra del equipo que fue durante la fase regular. Las bajas han roto el bloque que le llevó hasta la tercera plaza, solo por detrás de Barcelona y Real Madrid, y ahora se ha visto obligado a confeccionar un grupo con jugadores talentosos pero muy jóvenes. Su estrella DJ Seeley no ha regresado de Estados Unidos y tampoco lo ha hecho su compatriota Jason Thompson. Además, Fran Vázquez anunció su retirada y Javier Justiz y Renaldas Seibutis están lesionados.

Un auténtico descalabro para Porfirio Fisac, que tratará de encajar las piezas como buenamente pueda y seguirá apostando por el juego rápido y de transición, y por las individualidades de sus hombres. Dylan Ennis y Carlos Alocén son sus grandes bazas, pero le pueden pasar factura las numerosas ausencias en el juego interior. Ahí es por donde intentará atacar el San Pablo para sumar su primera victoria en La Fonteta y avivar las esperanzas de clasificación.

Último antecedente. En el único partido que han disputado el San Pablo y el Zaragoza esta temporada, los maños se impusieron (69-78) en el Coliseum. En aquella ocasión, los puntos de Jonathan Barreiro, Robin Benzing y el poderío de Javier Justiz, que no estará hoy, doblegaron la defensa de los burgaleses.

* Carmelo Palacios (textos) y Miguel Ángel Valdivielso (fotos) / Enviados especiales a Valencia