"Hay que traer industrias a las cabeceras de comarca"

I.P.
-

Entrevista a Julia Quintana, presidenta de la Asociación de Mujeres Rurales de Burgos Aura Fademur, participante en la Jornada de la UBU 'La innovación como base para la creación de empresas. Oportunidad para la mujer en el mundo rural'

"Hay que traer industrias a las cabeceras de comarca" - Foto: Alberto Rodrigo

No se ha arrepentido nunca de la decisión que tomó  hace 23 años y que la ‘ató’ a su pueblo, Cilleruelo de Abajo. Julia Quintana estudió Auxiliar de Enfermería y después de varios trabajos en distintas partes del país, se hizo cargo de la gestión de la seleccionadora. Vivir en el pueblo no le ha impedido hacer lo que ha creído en cada momento ni luchar por mantener los servicios, sobre todo en la comarca del Arlanza, su centro de acción. Cree en los pueblos y sus posibilidades, como la campaña que ha puesto en marcha Correos, en la que colabora Fademur.

¿Cómo han cambiado las oportunidades para las mujeres en el mundo rural desde sus inicios?

Cuando yo empecé no se veían casi mujeres trabajando; para empezar, a mi no me querían dar de alta en la Seguridad Social (SS) cuando me quedé con la seleccionadora y tuvimos que hacer la repartición de las tierras de mi padre y ya, con mi parte, me pudo dar de alta, además de en Hacienda, en la SS. Hablando del sector agrario en concreto, lo que sucede es que se vende la incorporación de la mujer cuando en realidad  no es tal, porque la titularidad compartida está bien para que se nos visibilice, pero estaría mejor si de verdad la mujer trabajase y aunque algunas sí lo hacen, muchas otras no pisan la tierra ni se montan en el tractor y ni siquiera viven en el pueblo. La Junta no debería permitir esto, esas ‘peonadas ‘ que dan a los jubilados, no debían darse para posibilitar que sean los jóvenes los que se queden en el campo.

 ¿Cómo ve la España Vaciada lo que se habla de ella desde fuera?

La España Vaciada creo que se queda en eso, en palabras. Los políticos no están haciendo nada, ni ayudando a las personas que se quieren quedar a emprender o hacer otros trabajos en los pueblos. Hay que dar medios a los que quieran emprender, ayudas, incentivos fiscales, bajada de impuestos... y lo mismo a los que tienen negocios, un bar en un pueblo es un centro social que si se cierra, deja a los vecinos huérfanos de vida social, y no es lógico que pague lo mismo que en la capital, hay que mirarlo como un servicio público y apoyarlo. Y si alguien quiere montar una fábrica de conservas para aprovechar sus frutales, por ejemplo, no me pidas lo mismo que a Hero... La burocracia y los requisitos sigue siendo un gran freno para instalarse. Nosotros quisimos hacer una cooperativa de conservas, pero nos pedían un local de mil metros cuadrados para poner una sala, otra, otra.. y al final lo dejas por inviable. Y lo mismo pasa en otros ámbitos, si hasta la Asociación tenemos que contar con una sala homologada para poder dar cursos para 15 personas, un  proyecto en el que estamos trabajando con el Ayuntamiento de Villalmanzo. 

 ¿Es más restrictiva la Junta de Castilla y León que otras administraciones autónomas?

 Sí, en la Junta tenemos más burocracia que en otras comunidades. En Castilla-La Mancha, además, se ha aprobado el estatuto de la Mujer Rural, aquí ni lo hemos intentado, y es algo que tendremos que empezar a reivindicar también. ¿Qué se puede lograr desde el asociacionismo por su experiencia de tantos años en Aura Fademur?Mucho, y las asociaciones de mujeres rurales han logrado mucho y han conseguido avances y que las administraciones cuenten con ellas, pero hay que seguir en esa lucha; nosotros estamos en ello.

Más formación, información, mejores comunicaciones, tecnología... ¿Es suficiente para atraer a los jóvenes a los pueblos?

Debería, pero cuesta. Nosotras desde la Asociación nos cansamos de incentivar, de decir: tienes una idea, pues desarróllala en el pueblo, pero a continuación nos responden: es que en el pueblo no hay escuela para los  niños, es que tengo a mis padres mayores y aquí no hay médico, no hay una entidad bancaria... El tema de la falta de servicios es un lastre y lo que la Junta pretende hacer ahora que tanto se habla de la España Vaciada es muy triste. ¡No nos quitéis los centros de salud de los pueblos!... y si se pueden mantener la escuela, pues mantenerla, y hay que potenciar las cabeceras de comarca, traer empresas a éstas, como en nuestro caso a Lerma, que eso es vida para toda la comarca. Pero también tenemos que dejar de ser conformistas y cómodos, valorarnos más en los pueblos, creer en nuestras posibilidades  porque ahora, con las comunicaciones no hay distancias, y en los pueblos se puede vivir bien. Y hay que chillar cuando nos quitan los servicios 

¿Hay vuelta atrás, se puede volver a  repoblar el campo?

Yo creo que sí, soy optimista... Y los jóvenes ahora ven las cosas de otra manera. Antes nuestros padres nos decían que nos fuéramos a estudiar, a buscar fuera trabajo, una vida mejor... Ahora, los jóvenes se van, estudian, se forman y tienen más capacidad de decidir; yo creo que si hubiera trabajo en los pueblos mucha gente volverían y eso es lo que hay que incentivar. Las ciudades están saturadas, pero los pueblos no solo tienen que ser agrícolas, tienen que tener empresas, industrias, al menos la cabecera. Y los hombres tienen que atraer a las mujeres, porque éstas si no son emprendedoras no van a venir al pueblo porque necesitan un trabajo. En mi zona, si Lerma crece, crecemos todos, si mi pueblo se muere, arrastra a Lerma. Yo es que soy muy partidaria de hacer comarca porque prácticamente todas las socios de Fademur somos de los pueblos del Arlanza