De la piel al plástico

C.M.
-

La Peletería Pebas ha transformado su taller para colaborar en la confección de batas de protección para el personal sanitario. Han realizado más de 70 y continuarán hasta que se acabe el material o consigan más

Ángel Santamaría dobla y empaqueta las batas en bolsas una vez terminadas. - Foto: Luis López Araico

Todas la manos son pocas en la batalla para luchar contra el coronavirus. Particulares, comercios y empresas colaboran con lo mejor saben hacer. Hay que dotar de armas a los que están en la primera línea para que puedan vencer a este virus y en esa tarea se han embarcado los trabajadores de Peletería Pebas.

Han cambiado la piel por el plástico y han dedicado su taller de arreglos de la calle Avellanos, numero 6 a la realización de batas impermeables para la protección del personal sanitario. 
Las tres personas que habitualmente están en la tienda se han puesto manos a la obra. Han conseguido el patrón de la bata, han cortado por él el plástico y luego proceden a coser las piezas. Todo ello con un resultado magnífico. "Nos dieron un rollo de plástico de grandes dimensiones y hace una semana nos pusimos manos a la obra", explicó Ángel Santamaría.

Hasta ahora llevan realizadas más de 70 batas y continuarán con esta tarea mientras tengan material. "Son batas que sirven de parapeto para proteger a los sanitarios. Lo cierto es que son muy laboriosas de hacer pero es nuestro pequeño granito de arena para luchar contra esta pandemia. En lugar de estar de brazos cruzados por lo menos ayudamos", añadió.

La costura a la máquina de las diferentes piezas del patrón es complicada.La costura a la máquina de las diferentes piezas del patrón es complicada. - Foto: Luis López Araico

Su tienda está cerrada al no considerarse una actividad esencial pero el taller puede permanecer abierto siempre y cuando se destine a fabricar material para los sanitarios. Todo ello sin perder la esencia artesanal que tiene este taller dedicado al arreglo de prendas de piel. "Cuando se nos planteó no dudamos en colaborar", añadió. 

Todavía no saben que harán cuando se les acaben los rollos de plástico verde que les han proporcionado pero si les envían más material están dispuestos a seguir fabricando unas batas que son de gran utilidad para el personal sanitario. "Los sanitarios son los que velan por nuestra salud para que salgamos lo antes posible de esta situación en la que nos encontramos, además de todos los profesionales que están en la calle para que los demás estemos mejor".