scorecardresearch

La obra del CIFP Río Ebro no estará lista el próximo curso

ARSENIO BESGA
-

La Consejería pretendía iniciar la ampliación este mes, pero no será hasta el próximo año, porque la Dirección Provincial todavía prepara la licitación

El anexo del CIFP Río Ebro albergará la rama de construcciones metálicas del IES Fray Pedro de Urbina, entre otras cosas. - Foto: Ó.C.

El CIFP Río Ebro no podrá comenzar el curso 2022-2023 con su nuevo edificio operativo, puesto que el inicio de las obras se retrasa. Los trámites del proyecto avanzan con mayor lentitud de lo esperado y la Dirección Provincial de Educación todavía no ha licitado la edificación. El presupuesto sobrepasa el millón de euros para una construcción que permitirá ampliar la oferta formativa y unificar las enseñanzas de FP en un solo centro de Miranda de Ebro, sin compartirla con el IESFray Pedro de Urbina como ocurre en la actualidad.

La Consejería de Educación calcula que se empezará la construcción con la llegada del año nuevo, en enero de 2022. No obstante, aún no se ha licitado y parece que no será posible hasta finales de este año, por lo que con los plazos necesarios para la recepción y valoración de ofertas se alargaría hasta la primavera-verano.

Según las primeras informaciones que se conocieron, la administración regional preveía empezar la construcción en otoño de este mismo año, 2021. En ese caso, el plazo para comenzar a utilizar el nuevo espacio del centro -el curso 2022-2023- hubiera sido respetado, dado que la ejecución de la obra rondaría los diez meses como máximo. No obstante, con las nuevas fechas disponibles, parecen unos tiempos algo ajustados. Es más, si se cumple con la duración acordada inicialmente para las obras, el edificio anexo del CIFP Río Ebro estaría terminado en otoño de 2022, con el curso académico ya comenzado.

El retraso provoca, entonces, que los proyectos diseñados para el edificio queden también apartados en el tiempo. La intención del centro pasa por unificar la formación profesional de Miranda en un solo entorno y, por tanto, retirar del IES Fray Pedro de Urbina  las titulaciones superiores relacionadas con las construcciones metálicas. Asimismo, desde el CIFP RíoEbro se pretende reestructurar la oferta de estudios vigente y completarla con nuevos grados, para lo cual resulta necesaria la ampliación proyectada. Entre otras cosas, la rama de informática se encuentra al principio de la lista de títulos novedosos planteados.

A todo esto se le suma el deseo que mantiene la escuela por albergar el nuevo grado de Industria 4.0 de la Universidad de Burgos. El anexo, que todavía no ha empezado a levantarse, resulta un espacio idóneo para dicha materia. De esta forma, la futura construcción, con tres talleres, cinco aulas, sala de reuniones, despachos y equipamiento tecnológico, supone una ventana de oportunidades para la educación pública en Miranda, no solo un proyecto de ampliación cualquiera. 

En definitiva, la directora del CIFP Río Ebro, Natividad Esteban, explica que «hay muchos proyectos para un solo espacio». Ahora bien, resulta complicado asegurar que se lleven a cabo en el próximo curso escolar, pues difícilmente el entorno se encontrará operativo a tiempo. De hecho, la administración regional todavía no ha actualizado sus previsiones sobre la apertura de este nuevo anexo del centro mirandés.

Desde hace algunas semanas, la directora del CIFP Río Ebro comenta que ha mantenido «conversaciones informales» con la Dirección Provincial, en las que no se le ha facilitado nueva información, tan solo se le ha remitido al acuerdo inicial. De ahí que Esteban solo pueda afirmar que,  «de momento, se mantiene el plazo» oficial. Ahora bien,  «yo a veces digo: o el edificio crece muy rápido o no sé cuándo terminarán», cuestiona.