El 80% del presupuesto se gasta en personal y servicios

R.C.G.
-

El peso de los gastos fijos del Ayuntamiento se ha incrementado notablemente en los últimos años y deja cada vez menos margen de maniobra para realizar inversiones

El 80% del presupuesto se gasta en personal y servicios

Los presupuestos municipales son uno de los temas que más debate político genera porque marcan la hoja de ruta a seguir durante el año. Sin embargo el margen de maniobra respecto al destino del dinero es escaso. Y es que casi ocho de cada diez euros que ingresa en las arcas del Ayuntamiento es para personal y gastos corrientes de mantenimiento de servicios. En total, algo más de 31 millones van para estos conceptos, que siguen sufriendo un incremento progresivo ya que a lo largo de esta legislatura ambos capítulos han aumentado más de 3,5 millones. Y es que solo desde 2018 a este ejercicio se contempla una subida de más de un millón. 
Pero más allá de las cifras, lo significativo es su peso en el total de las cuentas municipales. Si hace diez años representaban un 60% del presupuesto, las previsiones indican que durante 2019 será casi un 80% lo que se destinará a pagar nóminas y mantener servicios. De esta forma queda poco margen de actuación. 
A pesar de que el presupuesto se ha incrementado y por primera vez se superarán los 40 millones de euros, entre otras cosas porque cada vez se recauda más por tributos directos, el capítulo de inversiones permanece casi inamovible desde hace muchos años. Los números son claros, porque si al gasto de los capítulos 1 y 2 se le suman otros importes obligados como los                 intereses y la devolución de préstamos, las subvenciones ya comprometidas con las asociaciones, las aportaciones a las entidades menores o la transferencias de capital por programas como el ARU, apenas quedan 3,1 millones para decidir qué hacer en la ciudad. 
Es el dinero con el que la corporación debe ejecutar sus programas electorales, una cifra muy baja, que otorga muy poca capacidad para maniobrar y que cada vez tiene menos incidencia en los presupuestos. Por ejemplo hace una década se duplicaba esa cantidad y eso suponía casi un 21% del gasto total del ejercicio, mientras que ahora no representa ni una décima parte del mismo. 
Concretamente para personal se destinará una partida superior a  los 17 millones de euros, medio millón más que en 2018 y casi cuatro más que hace una década. En bienes corrientes y servicios el PSOE prevé gastar algo más de 14 millones mientras que hace un año presupuestó para dicho capítulo 13,1 millones. Es decir, que la mitad del incremento de las cuentas va a estos dos capítulos. 

La situación ha sido denunciada en más de una ocasión por la oposición, que entiende que se deben controlar los gastos o sino buscar otras formas de financiación para no depender casi exclusivamente de la carga tributaria. Nada más conocer el borrador del presupuesto para este ejercicio, el PP valoraba como desmedido el gasto destinado a personal y servicios porque «no vemos la motivación de ese incremento ni  los beneficios para el ciudadano ya que no vemos cuales son los servicios nuevos que se prestarán para justificar la subida», aseguran. En opinión de los populares la explicación radica en «las externalizaciones encubiertas» realizadas por el equipo de gobierno, que presta algunos servicios a través de empresas en lugar de con plantilla propia, lo que encarece la factura.
«Hace tiempo que las cifras de préstamos y de inversiones están casi congeladas, mientras el gasto corriente y de personal sigue subiendo. Si seguimos por este camino, sin captar fondos de otras administraciones ni adoptar medidas, es imposible elaborar un proyecto de futuro para una ciudad que necesita mucha inversión y proyectos nuevos», aseguran desde el Partido Popular. 


Las más vistas