scorecardresearch

Piden un juez único para el Mercantil por riesgo de colapso

I.E.
-

La titular del 8 de Primera Instancia trabaja para dos órganos, pero los abogados temen que se atasque si no llega un magistrado en comisión de servicios. El TSJ dice que estará «en breve»

El magistrado titular se va un año a Estrasburgo a un programa de formación. - Foto: Luis López Araico

Los abogados aseguran que José Pablo Carrera Fernández «dejó todo muy al día» cuando abandonó de forma temporal hace unos días el juzgado de lo Mercantil para participar en un programa de formación en Estrasburgo que tiene una duración de un año. Con todo, el decano de los letrados, Guillermo Plaza, insta al TSJ a nombrar ya un magistrado que se encargue de manera exclusiva de esta materia, porque en este momento la titular del número 8 de Primera Instancia está a cargo del suyo y del Mercantil, en una sustitución ordinaria. Y llegan tiempos en que se prevé un aluvión de concursos de acreedores que ponen en riesgo de colapso dicho órgano.

Desde el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla y León informan de que «en breve se concretará una comisión de servicios con relevación de funciones, es decir, un juez ocupará el Mercantil dejando su destino actual durante el tiempo necesario». Pero todavía no ha llegado. Plaza reconoce que actualmente «no hay atasco», pero si «no se imprime un ritmo normal de trabajo al juzgado pronto existe el peligro de que en unos meses entre en colapso». «Hay que prevenir», sostiene.

La Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial autorizó hace unos días la participación del titular del juzgado de lo Mercantil 1 en el Programa de Intercambio de Autoridades Judiciales de la Red Europea de Formación.

Esto le concede licencia de estudios y comisión de servicio para realizar una estancia de 12 meses en el Tribunal Europeo de los Derechos Humanos de Estrasburgo. Su marcha se hizo efectiva a finales del mes de agosto. Entre los letrados especializados en asuntos mercantiles se ha despertado cierta inquietud ante el anuncio de la marcha del titular del juzgado. Primero porque quien le sustituya en el cargo deberá superar el mencionado periodo de adaptación. Porque es más que probable que a partir de noviembre ya se empiecen a multiplicar los concursos de acreedores y a principios del año próximo se produzca una auténtica avalancha. El tercer problema podría llegar en septiembre de 2022, cuando el juez titular regrese y tenga que readaptarse.