Confirman el despido de los 57 empleados de Horno de Tuesta

R.C.
-

Valora que existen causas económicas para el cierre por lo que Fogasa asumirá las indemnizaciones. La plantilla seguirá con la denuncia de deslocalización para demostrar que la producción se ha llevado a otra fábrica del grupo

El juzgado confirma el despido de los 57 empleados de Tuesta - Foto: Raúl Canales

Los 57 trabajadores de Horno de Tuesta que llevan meses luchando contra el cierre de la fábrica no solo se quedarán en la calle sino que además cobrarán una indemnización mínima ya que el juzgado considera que están justificados los motivos económicos esgrimidos por la empresa para cerrar. De esta forma, los tribunales dan validez al ERE de extinción por lo que la plantilla percibirá 20 días de sueldo por año trabajado con un tope de doce mensualidades. Además dicha cantidad deberá ser abonada por el Fondo de Garantía Salarial (Fogasa) lo que retrasa aún más su cobro.
La plantilla había solicitado la nulidad del expediente al entender que el cierre no se debe a circunstancias sobrevenidas sino que ha sido algo planificado. Además han tratado de demostrar por todos los medios que los dueños de Tuesta  están desviando la producción a otras fábricas de su propiedad ubicadas en Salamanca. La prueba más evidente es que en los supermercados mirandeses se han seguido vendiendo productos hechos en la planta de Dulca de dicha ciudad aunque en la etiqueta se anunciaba que estaban fabricado en Tuesta. En el informe presentado también se mencionaba el intento de venta simulada de maquinaria entre ambas compañías que frenó el administrador concursal.
Sin embargo su empeño no ha tenido recompensa. «La jueza no ha tenido en cuenta nuestros argumentos sino que ha ido a lo más fácil», asegura José María San Segundo, representante sindical. En el caso de que se hubiera aceptado la petición de nulidad  de la plantilla, el despido hubiera sido improcedente por lo que la cantidad a percibir se hubiera duplicado y además le correspondería a los propietarios asumir el pago de la misma, en vez de hacerlo Fogasa.
«Nuestra lucha al principio fue para evitar el cierre pero luego lo que hemos querido demostrar es que Tuesta no es una planta aislada sino vinculada a las otras y que ha sido decisión de la dirección cerrarla debido a su mala gestión y a que le interesaba. Ya que pierdes el trabajo, no es lo mismo irse con algo en el bolsillo que con una mano adelante y otra atrás como casi nos dejan ahora», sostiene San Segundo, quien destaca que muchos de los despedidos están en una edad en la que es difícil reincorporarse al mercado laboral.
A pesar del revés, la plantilla seguirá luchando por demostrar que el grupo Dulca está detrás del cierre de Tuesta. Por eso en los próximos días mantendrán una reunión con asesores laborales ya que su intención es iniciar un proceso judicial paralelo para probar que las fábricas de Salamanca son de los mismos dueños que la que estaba en territorio alavés y que por lo tanto existía viabilidad económica. Saben que es un proceso largo, que se puede alargar «más de tres años», pero están decididos a que «los que han llevado a la fábrica al cierre acaben pagando por su responsabilidad».
En los últimos meses la plantilla ha tratado de recabar todo tipo de apoyos institucionales. A nivel local ha contado con el respaldo de toda la corporación municipal mientras que en Álava la Diputación se ha comprometido a favorecer su recolocación en una fabrica que tiene pensado instalarse en  la zona, pero esta opción para los afectados por los despidos es muy lejana ya que la misma no comenzará a operar al menos hasta dentro de un año según los plazos que se barajan.


Las más vistas