El uso de los drones aún debe esperar a tener un reglamento

H.J.
-

La Policía Local podrá utilizarlos sin tener que solicitar permisos al aeropuerto y los Bomberos también, pero solo en caso de incendio

Uno de los drones viene equipado con cámara térmica. - Foto: Luis López Araico

El escáner láser ya está operativo y empezará a trabajar muy pronto. Por el contrario, y aunque ya han sido presentados en público, los drones todavía no pueden utilizarse en la ciudad porque está pendiente la aprobación de un reglamento interno que permitirá emplearlos incluso en zonas cercanas al aeropuerto o sobrevolando población. Esto no lo puede hacer cualquier ciudadano, pero sí una fuerza de seguridad como la Policía Local que no estará obligada a la autorización previa de la Agencia Española de Navegación Aérea (AENA) cuando se trate de emergencias.

El jefe de la Policía Local, Félix Ángel García, explica que «las fuerzas y cuerpos de Seguridad tenemos un estatus diferente. Siempre podremos volar un dron cuando tengamos una actuación en marcha, bien sea de tráfico, medio ambiente, seguridad ciudadana, incendios o nevadas». Los bomberos de Burgos también cuentan con un par de drones recién adquiridos, pero «a diferencia de nosotros,  tienen que pedir permiso a AENA, salvo en caso de incendio que sí pueden actuar», apunta García.

Esfuerzo modernizador. Por su parte la concejala de Seguridad Ciudadana, Blanca Carpintero, explica que «la unidad de drones y el uso originario de los mismos está vinculado estrictamente a la seguridad ciudadana, aunque eso no quita para que otras áreas municipales puedan necesitarlo en algún momento. Urbanismo, por ejemplo, podría emplearlo para comprobar el estado de una cubierta, pero en principio estará residenciado en nuestra área y será cedido solo cedido bajo determinadas premisas y criterios».

En paralelo, el escáner láser estará destinado expresamente a la investigación de accidentes. Ha costado algo más de 40.000 euros, ya está listo para su uso inmediato y Carpintero destaca que «es una apuesta en la línea de modernizar la labor policial y dotarla del mejor equipamiento posible, que no solo son vehículos sino también otros instrumentos que nos pueden convertir, y de hecho ya lo somos en algunos casos, en referentes autonómicos y nacionales». 

Añade la concejala que «la Unidad de Investigación de Accidentes ya venía trabajando en temas de investigación, pero empezó a funcionar como tal en febrero de 2021 y abre una perspectiva prácticamente infinita al servicio de los ciudadanos». Por el momento, desde luego, así lo parece. Falta que los medios teóricos se aprovechen cuanto antes mediante su aplicación real.