Conceden permiso de investigación para una cantera

S.F.L.
-

El proyecto denominado Piedra de Poza ocupará los términos municipales de Abajas, Merindad de Río Ubierna y Poza de la Sal y según fuentes vecinales podría tener que ver con la futura obra del AVE a Vitoria

Conceden permiso de investigación para una cantera - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

La Junta concede el permiso de investigación que solicitó la empresa Canteras Villarias Lezcano para la apertura de una cantera que ocuparía una superficie de 49 cuadrículas mineras en los términos municipales de Abajas, Merindad de Río Ubierna y Poza de la Sal. Según fuentes vecinales, la empresa que realizará dichos trabajos de investigación invertirá 120.000 euros en ejecutarlos. La publicación del Boletín Oficial de Castilla y León (BOCyL) de ayer confirma que la autorización es definitiva y da la opción de ver el expediente a todos aquellos interesados dentro de un plazo máximo de 15 días hábiles.
La empresa Canteras Villarías Lezcano S.L. comenzó a operar en mayo, según el Boletín delregistro Mercantil. Aunque no se especifica en dicho documento, parece ser que la cantera podría tener algo que ver con la futura construcción de la línea de AVE entre Burgos y Vitoria, que atravesaría de lleno La Bureba. No obstante, hace muchos meses que el Ministerio de Fomento no avanza sobre este proyecto.
Lo que en un principio el proyecto contemplaba, la idea de conectar Burgos y Vitoria en una línea recta siguiendo el recorrido de la N-I y la AP-1, acabó por convertirse ahora en una elipse por el oeste que impacta de lleno la zona burebana afectando a varias localidades. Desde que se barajara esta disyuntiva, la Plataforma Bureba es Futuro centra su reivindicación en la defensa de esta alternativa.
Su oposición a la opción oeste se mantiene vigente, sobre todo a raíz de que el ejecutivo del presidente del Gobierno en funciones,Pedro Sánchez, diera muestras de decantarse por esta variable alegando un ahorro estimado de 177 millones de euros respecto a la alternativa Centro. Miembros de la Asociación siempre han defendido su tierra y han mostrado su repulso ante esta obra argumentando que La Bureba se convertirá en una «jaula para la fauna local».
Otro de los problemas que acarreará esta alternativa, según la plataforma, será el impacto económico. Muchos de los pueblos por donde se prevé que circule el tren de alta velocidad no supera los 100 habitantes en los meses de invierno. El cereal que crece a lo largo de la comarca o los derechos de los cotos de caza son lo que sustentan muchas de estas pequeñas localidades. El ruido es otro factor a tener en cuenta. Durante los últimos tiempos La Bureba recibe más turistas y los negocios hosteleros corren riesgo de perder clientes por la cercanía del tren al centro de los pueblos.