Castilla y León perdió 6.503 habitantes el año pasado

SPC
-

Castilla y León pierde el 0,27% de su población el año pasado, hasta los 2.401.230 habitantes

Castilla y León perdió 6.503 habitantes el año pasado - Foto: Ical

La llegada de extranjeros mitiga en parte la pérdida de población de Castilla y León, que cae como consecuencia del saldo vegetativo negativo y la emigración hacia otras autonomías de España.

Las cifras publicadas hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE) recogidas por Ical, constatan que el saldo migratorio exterior de la Comunidad durante 2019, es positivo en 10.835 personas, que no pueden compensar, sin embargo, los 14.299 habitantes que perecen por encima de los nacimientos; y los 2.945 que se van a otros territorios, el peor balance entre las autonomías españolas.

Así, en su conjunto, Castilla y León llegó al 1 de enero de 2020, con una población residente de 2.401.230 habitantes, lo que supone un descenso del 0,27 por ciento respecto al año anterior, el tercer mayor retroceso entre las autonomías españolas, solo por detrás de Extremadura y Asturias, ambas con una bajada relativa del 0,34 por ciento, las tres únicas autonomías que redujeron población. En el conjunto nacional, el número de habitantes crece un 0,84 por ciento, hasta los 47.329.981 habitantes.

Castilla y León es la sexta autonomía por la cola en recibir inmigrantes el año pasado, muy alejada de las autonomías a las que llegan más personas desde el extranjeros, Madrid (93.128) y Cataluña (90.918). Asimismo, Castilla y León ocupa el farolillo rojo en cuanto a la salida de ciudadanos hacia otros territorios españoles, con un saldo migratorio negativo con el resto de España, de menos 2.945 personas.

El agujero negro de Madrid y la salida al extranjero

Un análisis pormenorizado pone de relieve que en el saldo migratorio entre autonomías, Castilla y León se deja habitantes sobre todo a favor de Madrid, que absorbe 2.248 castellanos y leoneses, seguida esta Comunidad muy de lejos ya por Valencia (277), Galicia (215) o Aragón (173). Cabe destacar, en el extremo contrario, que el saldo con Castilla-La Mancha es positivo para la Comunidad en 210 habitantes, y con Cataluña, en 90.

En cuanto al saldo exterior, el dato positivo en 10.835 habitantes se produce gracias a las nacionalidades extranjeras, porque los españoles también abandonan la Comunidad, para dirigirse a otros destinos fuera de las fronteras españolas. En concreto, la Comunidad exporta en 2019 a 1.213 nacionales, pero llegan 12.048 foráneos.

Una mirada exhaustiva del saldo exterior, pone de relieve que llegan en mayor número mujeres, 5.965, frente al saldo positivo en 4.870 varones. Asimismo, el saldo por grupos de edad, constata que Castilla y León suma 1.771 personas de 20 a 24 años; 1.436 de 25 a 29; 1.233 de 15 a 19; 1.016 de 30 a 34; 1.000 de cero a 4 año.

Un estudio de las nacionalidades indica un saldo positivo con países africanos en 1.825 personas, sobre todo de Marruecos, con 1.421. Asimismo, de centro América y el Caribe, ganamos 2.028 habitantes; y de sudamérica, 6.454, con 2.636 colombianos y 1.765 venezonalos.

Provincias

Por provincias, el saldo exterior arroja buenos resultados para todas, y Ávila gana 1.084 habitantes; Burgos, 1.938; León, 1.410; Palencia, 560; Salamanca, 1.784; Segovia, 970; Soria, 871; Valladolid, 1810; y Zamora, 408.

Sin embargo, en las migraciones interiores, sólo Soria y Valladolid, ganan habitantes, con 99 y 146, respectivamente; mientras que Ávila pierde 346; Burgos, 115; León, 963; Palencia, 212; Salamanca, 842; Segovia, 181; y Zamora 531.