Grandes controles para evitar viajes de fin de semana

I. ELICES
-

Las Fuerzas de Seguridad blindan todas las salidas de Burgos. Vigilarán movimientos internos para impedir reuniones en domicilios

Macrocontrol de la Guardia Civil a la salida de Burgos por la N-I, ayer, a mediodía de ayer. - Foto: Jesús J. Matías

Las autoridades no están dispuestas a permitir a los burgaleses que cambien de aires este fin de semana tras seis días de reclusión en la capital. Las restricciones que impone el Estado de Alarma son muy claras en relación al movimiento de personas y solo permite desplazamientos para adquirir alimentos, fármacos y artículos de primera necesidad; ir a centros sanitarios; acudir al trabajo; asistir a mayores, menores y personas dependientes; ir al banco, y por causas de fuerza mayor. Y entre éstas no figura ni marcharse al pueblo para desconectar, ni viajar a Cantabria para ver el mar ni darse una vuelta por  el monte para respirar aire puro. La ciudad se blinda ante la posible huida de burgaleses y ayer a mediodía la Guardia Civil, la Policía Local y la Nacional dispusieron macrocontroles en los principales accesos a la ciudad para bloquear la salida a todos aquellos que tienen intención de abandonarla solo ‘por placer’.

Patrullas de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado se apostaron en las entradas y salidas de Burgos capital para vigilar que los conductores y ocupantes de los vehículos que dejaban la urbe cumplían con los requisitos del Estado de Alarma. Si no lograban justificar su marcha, los agentes les ordenaron dar la vuelta y regresar a sus domicilios, donde tendrán que pasar todo este fin de semana.

Los movimientos fuera de la capital están prohibidos, pero también los que puedan producirse dentro de ella. Ante la falta de locales de hostelería abiertos algunos burgaleses quizá tengan la tentación de trasladar la fiesta a viviendas particulares, pero estos «desplazamientos tampoco están permitidos», advierte la concejala de Seguridad Ciudadana, Blanca Carpintero.

De tal manera que la Policía Local y la Policía Nacional van a multiplicar su presencia en las calles -ya empezaron ayer viernes por la noche- para evitar el movimiento interno de personas de unos domicilios particulares a otros. Hoy a mediodía también se sucederán, porque «tampoco están permitidas las reuniones familiares» a la hora de la comida.

(Más información, en 40 páginas en la edición de papel de hoy de Diario de Burgos)