scorecardresearch

Casi 100 ideas para la ciudad

h.j. / burgos
-

El Foro de Debate del Colegio de Arquitectos impulsa en las redes sociales la búsqueda de propuestas que mejoren Burgos y a los burgaleses con la etiqueta #99i

Una de las propuestas sobre la mesa es un mercado permanente de flores y verduras en La Flora. - Foto: Alberto Rodrigo

 
Hay quien entiende la participación ciudadana desde la rebelión, la protesta, la lucha en la calle o el repaso a los agravios históricos. Otros, sin embargo, apuestan más por la reflexión, la imaginación y la lluvia de propuestas, que convenientemente canalizadas quizás algún día llegue a calar entre quienes tienen la posibilidad de hacer cambiar las cosas.
Bajo esa premisa que explica Nuria Jorge, vocal del Colegio de Arquitectos, nació hace un año el FID (Foro de Ideas y Debates) como «un espacio para la generación de propuestas concretas sobre temas de interés para la ciudad, de manera que nos permita exponerlas, divulgarlas, canalizar opinión y tener una presencia positiva en la sociedad burgalesa».
Están convencidos de que los planes pequeños son tan importantes como los proyectos millonarios que surgen en los grandes despachos, y ya han hecho ‘ruido’ en alguna ocasión como ocurrió en septiembre con su iniciativa de convertir una de las paredes que encajan el Arlanzón en el rebautizado como ‘Muro de los Agradecimientos’. Y ahora van a por una colección de propuestas.
Desde que empezó 2014 tratan de recabar a través de Twitter, mediante la etiqueta #99i, ese número de propuestas para mejorar la ciudad de Burgos. Con ellas el FID se abre para todo aquel que quiera trasladar sus planteamientos, más allá del grupo de unas 15 personas que compone el Foro (que por cierto, se reúne todos los viernes por la tarde en el Colegio de Arquitectos) «Es una forma de motivarnos y de revitalizar lo que a nosotros se nos puede ocurrir», explica Nuria Jorge.
De momento cuentan ya con una treintena de propuestas de lo más variopinto. Algunas con tintes más inconcretos, rozando lo filosófico, que ellos explican como propósitos cívicos o ecológicos. Pero otras son tan concretas como la creación de jardines de bolsillo con diferentes estilos de otros países en las faldas del Castillo, un campeonato para buscar el mejor café de la ciudad, convocatorias de arte callejero, una galería de graffitis en el bulevar con cita anual, una intervención paisajista en el Arlanzón a la altura de la Barriada Yagüe, un mercado permanente de flores y verduras en La Flora o gastroexperiencias singulares en lugares emblemáticos.
En tono de humor (o no, quién sabe) un tuitero llegó a proponer incluso la construcción de un bulevar en la calle Vitoria con carril bici en el centro de la calzada. Otro propuso sonreír más como arma contra el frío. Y otro habla de la preparación de «debates picantes» con todas las connotaciones que un término así puede conllevar.
«Dentro de unas semanas las seleccionaremos y escogeremos unas pocas para desarrollarlas más», explica la vocal del Colegio de Arquitectos. Y unas pocas de ellas pretenden llevarlas a la práctica. Solo esperan que les lleguen más ideas. Al menos, hasta las 99 que se han marcado. Pero si son más nunca sobrarán.
 
Inspiración externa. El nacimiento del FID se inspiró en iniciativas participativas de otras ciudades como el ‘Ábrete Séneca’ de Alicante o el Madrid Think Tank, en el que participan unas cuantas instituciones públicas y empresariales y que cuenta con notables recursos.
A menor escala, el Foro de Ideas burgalés, «pretende ser una herramienta para la creación de un proyecto de ciudad abierto a los ciudadanos e integrado en un mundo globalizado que mejore su posición en el territorio. La ciudad es el espacio clave para construir un futuro común mediante la integración de distintas disciplinas y enfoques», reza su página web. 
Los arquitectos asumen un papel de «posición activa en el proceso de transformación de Burgos», para preservar su cultura y al mismo tiempo «seguir aportando valor añadido», e invitan a cualquier ciudadano a sumarse a ellos.