CSIF pide a la Junta el teletrabajo en el 10% de los puestos

ICAL
-

El sindicato propone que la actual situación de trabajo desde casa de los empleados públicos se mantenga un año, condicionada a las necesidades de los servicios

Puestos de atención al ciudadano vacíos en la Delegación Territorial de la Junta a causa de la pandemia. - Foto: Luis López Araico

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) pidió hoy a la Junta de Castilla y León que aproveche el próximo Plan de Desescalada, que devolverá la normalidad social y económica tras la emergencia del coronavirus, para reforzar la implantación del teletrabajo de forma permanente en la administración autonómica, concretamente en el 10 por ciento de los puestos.

Entretanto, según indicaron a través de un comunicado de prensa, consideraron que la Junta debe aprovechar esta herramienta para que la desescalada y la incorporación al trabajo presencial se haga en las "mejores condiciones posibles, sin riesgo de contagios". Por ello, propusieron que la actual situación de teletrabajo de los empleados públicos se mantenga un año, condicionada a las necesidades de los servicios.

Es lo que solicitó CSIF a la Consejería de la Presidencia y a la Dirección General de Función Pública en dos escritos remitidos el pasado lunes, en los que propone "una apuesta fuerte por la modalidad de teletrabajo", y que "deje de poner trabas a los trabajadores para realizarlo, con excusas que se han demostrado falsas".

El sindicato independiente estimó que un 10 por ciento de los puestos se adaptan perfectamente al teletrabajo, "que se está demostrando útil y eficaz con la situación de pandemia del coronavirus". "Una modalidad que está plenamente implantada en Europa y que, lamentablemente, aquí se identifica con no trabajar, cuando en realidad se ejerce más control sobre el cumplimiento de objetivos", manifestaron.

Ya en la auditoría e informe que realizó la Inspección General de Servicios de la Junta de Castilla y León en 2016 sobre el teletrabajo, y que dio lugar a la actual normativa vigente del Decreto 16/2018, de 7 de junio, se reflejaba -según cita el sindicato- que el 70 por ciento de los responsables jerárquicos de los trabajadores valoraban ese sistema de trabajo favorablemente, un 16 por ciento no tenía un posicionamiento ni positivo ni negativo, y el 14 por ciento restante estimaba que no era adecuado para las exigencias del trabajo. Entonces, precisaron que solo 276 empleados de la Junta accedieron pudieron trabajar en la modalidad de teletrabajo, un porcentaje muy inferior al 1 por ciento del personal total, "lo que demuestra que no se dieron facilidades", según CSIF.
Las razones que motivan la petición del teletrabajo son, entre otras, la conciliación de la vida familiar y personal con la laboral, de salud, por discapacidad, por el tiempo y distancia de desplazamiento del domicilio al lugar de trabajo. "A lo que hay que sumar, ahora, otra razón de mucho peso, la situación de pandemia por el coronavirus", explicó CSIF.

También hay que hacer énfasis, subrayaron, en que no todos los puestos son susceptibles de teletrabajo, y que este no significa que el empleado teletrabaje desde casa todos los días de la semana, sino que lo hace de uno a tres días, según la legislación actual, añadió CSIF. Dado que las administraciones han enviado al teletrabajo a la mayoría de sus empleados, obligadas por las circunstancias sanitarias de la covid-19, CSIF animó a que se aproveche esta circunstancia "para evaluar el trabajo que se está realizando por los empleados públicos, y así dar un impulso real al teletrabajo".